lunes, 22 julio, 2024
InicioEconomía¿Cuánto crees que cuesta este producto?: por la inflación ya es normal...

¿Cuánto crees que cuesta este producto?: por la inflación ya es normal no saber el precio de las cosas

En un contexto inflacionario del 138,3% anual, los comerciantes no dan abasto con las remarcaciones de los productos, en especial de aquellos de consumo masivo. Con lo cual, no es difícil que los consumidores pierdan la noción acerca de cuánto cuestan los bienes y servicios que consumen.

Para medir de alguna manera cuál es la percepción de la gente sobre los valores de los alimentos y cotejarlos con los precios reales, la consultora ShopApp encuestó a un grupo de personas en la calle el pasado 12 de octubre.

A esa muestra, se les preguntó: ¿Cuánto crees que cuesta este producto? Y se les mostró cinco alimentos de marcas tradicionales como un paquete de 230 gramos de papas fritas, un pote de dulce de leche de 400 gramos, un queso crema de 290 gramos, un pack de galletitas de 354 gramos y una gaseosa de 2,75 litros.

En las respuestas, la consultora pudo apreciar importantes diferencias en el conocimiento de los valores de los diferentes productos. Es decir, en su mayoría los consumidores no pudieron “adivinar” el precio exacto o aproximado de esos productos.

El resultado tiene que ver con la dispersión que existe entre los precios como producto de la alta inflación: un día están a un determinado monto en un comercio y al día siguiente tienen otro muy distinto en el mismo comercio o en otro. Es decir, en contextos inflacionarios, se torna “normal” el hecho de que las personas no sepan el valor de los productos.

Según los resultados de la encuesta de ShopApp, que entrevistó a personas de diferentes edades y género, por ejemplo, sobre el precio de un dulce de leche que costaba $ 771 en un supermercado Coto, las respuestas entre los entrevistados fueron bien diversas. El rango de apreciación del producto fue desde los $ 500 a los $ 800.

Algo similar ocurrió con una conocida marca de queso crema en pote, cuyo precio real era de $ 1.331. Este producto presentó una diferencia de precio entre los encuestados de más de $ 500. Mientras que una entrevistada pensó que el producto costaba $ 549 otra persona señaló que salía $ 1.300, por citar los datos extremos.

Finalmente, otra distorsión llamativa sucedió con un paquete de papas fritas muy comunes en el mercado. Al momento de la encuesta, el paquete costaba en el mismo supermercado $ 1.973, sin embargo, ningún entrevistado acertó el precio. Las diferencias de respuestas frente a estas papas fueron las siguientes: $ 800, $ 780, $ 1.500, $ 900, $ 1.200, y $ 1.300, entre otras respuestas.

Según analizó Juana Merlo, directora de ShopApp, “la encuesta en terreno reveló que estamos frente a una percepción de precios distorsionada de más de un 200% entre los productos típicos del mercado”, comentó.

En otra escala, la Universidad Di Tella releva un indicador sobre las expectativas de inflación que tiene la población. En este caso, la pregunta que se les formula para conocer la “percepción” del comportamiento de los precios es la siguiente: “Comparando los precios de ahora con los de un año hacia delante, ¿alrededor de qué porcentaje espera Ud. que, en promedio, los precios suban en los próximos doce meses?

De acuerdo con la medición de septiembre, la inflación esperada por la población para los próximos 12 meses aumentó de 90,9% en agosto a 99,1% en septiembre según el promedio, una suba de 8,2 puntos porcentuales. “En el caso de la mediana, el valor se mantiene en 100% en septiembre, igual que en agosto”, según el estudio.

“En entornos de alta inflación a la gente le puede ser muy difícil contestar cuál es la tasa de inflación esperada para los próximos 12 meses, por eso desde mayo de 2023 incorporamos en nuestro análisis la expectativa de inflación para los próximos 30 días”, explica Sebastián Auguste, director del Centro de Investigación en Finanzas de la UTDT.

Y resume: “En septiembre se da un aumento de las expectativas de inflación, en este caso mensuales, de 12,14% en agosto a 13,59% en septiembre, según la media. A diferencia de lo que sucede con la inflación anual, este cambio se ve reflejado en la mediana que pasa de 10% en agosto a 12% en septiembre”, señaló.

En el corto y mediano plazo, se espera que estas alteraciones en la percepción que tienen los consumidores sobre los precios no mejoren demasiado, a juzgar por lo que prevén los economistas.

Según Eduardo Fracchia, profesor del IAE de la Universidad Austral, “las proyecciones para el año 2024 asumen una inflación muy alta, cualquiera sea el ganador de las elecciones, por la corrección de precios relativos del plan de estabilización. En el primer cuatrimestre esta inflación puede ser incluso más elevada que la actual. Hay precios reprimidos y se espera una corrección del tipo de cambio después de la devaluación del 22% post PASO”, describió sobre el escenario poselectoral.

NE

Más Noticias