domingo, 25 febrero, 2024
InicioSociedad¿Por qué la primavera en Argentina no empieza el 21 de septiembre...

¿Por qué la primavera en Argentina no empieza el 21 de septiembre este año?

Cada 21 de septiembre se celebra en el hemisferio sur la llegada de la primavera, que da inicio a un clima más amigable para muchos, y precede al verano.

Sin embargo, el equinoccio, tal como se conoce al evento astronómico que da origen a la llamada estación del amor, no ocurre todos los años el mismo día, y este 2023 no es la excepción.

Blog-primavera-I-Martin-Sanchez-2

Así es que, en esta oportunidad, el inicio de la primavera será el 23 de septiembre, mientras que simultáneamente y en la misma fecha, se producirá el equinoccio de otoño en el hemisferio norte.

Específicamente, según anticipó el Servicio de Hidrografía Naval (SHN), el equinoccio de primavera ocurrirá el 23 de septiembre a las 3:50 horas en la Argentina.

767808-652185-equnoccio-0-1

¿Qué es el equinoccio de primavera?

“El equinoccio, conocido también como æquinoctium, significa ‘noche igual’ en latín, y es un fenómeno astronómico que ocurre dos veces al año, en primavera y en otoño”, explica National Geographic.

Se refiere al momento en que el Sol está directamente sobre la línea del Ecuador terrestre y, por consiguiente, los días y las noches tienen aproximadamente la misma duración en todo el mundo: unas doce horas.

Los equinoccios suceden en marzo (entre el 19 y el 21) y en septiembre (entre el 21 y el 24). Durante este periodo, ambos hemisferios terrestres reciben una iluminación solar equitativa.

En el hemisferio sur, el equinoccio de primavera marca el inicio de la primavera y en el hemisferio norte, marca el inicio del otoño, mientras que en el hemisferio sur el equinoccio de otoño marca el inicio del otoño y en el hemisferio norte marca el inicio de la primavera.

PRIMAVERA EN CASA

¿Cuál es la diferencia entre el solsticio y equinoccio?

Al igual que los equinoccios, los solsticios son fenómenos astronómicos que se producen dos veces al año. Los solsticios marcan el comienzo del verano y del invierno, mientras que, como se dijo, los equinoccios indican la llegada de la primavera y del otoño.

La diferencia entre unos y otros tiene que ver con la distancia entre el Sol y el eje de rotación de la Tierra: la órbita del planeta no es circular, sino elíptica, y por eso tiene un eje mayor y uno menor.

Según el SHN, “las fechas de equinoccios y solsticios no coinciden año tras año”. “Esto se debe a que el año trópico, intervalo de tiempo entre dos pasos sucesivos del Sol por el equinoccio vernal, igual a 365.2422 días solares medios, no es divisible con el año del calendario gregoriano, de 365.2425 días solares medios -amplía el organismo-. Pero sólo después de un ciclo de 400 años las estaciones vuelven a comenzar en los mismos días, aproximadamente”.

Más Noticias