lunes, 15 abril, 2024
InicioEconomíaCon las reservas al límite, Massa dice que le va a pagar...

Con las reservas al límite, Massa dice que le va a pagar al FMI y que viaja el equipo a Washington

En un acto dijo que cumplirá los compromisos. Y buscando imitar a Néstor Kirchner prometió que luego le dirá adiós al Fondo. En su equipo esperan un acuerdo para el viernes.

En medio del recalentamiento del dólar y la proximidad de abultados vencimientos de deuda, Sergio Massa ratificó su intención de «pagarle» al Fondo Monetario. El candidato presidencial por Unión por la Patria y ministro de Economía lo dijo este domingo durante un acto en Pilar.

Allí cuestionó el acuerdo con el organismo, sin confirmar de manera oficial el viaje a EE.UU. de una comitiva, algo que más tarde hizo su equipo señalando que viajan mañana y que el acuerdo se cerraría este viernes.

«A la Argentina le dejaron un ancla muy complicada, que es un acuerdo con el Fondo en 2018 que nos hizo perder soberanía, y nos planteábamos un desafío discutir de igual a igual», señaló Massa en la inauguración del Club Municipal Presidente Derqui. Y a continuación dijo que los desafíos para los próximos cuatro años son «trabajar en aumentar las exportaciones, lograr nuestra propia acumulación de reservas para pagarle al Fondo de vuelta y que se vaya».

El ministro intentó así despejar dudas sobre la deuda, después de una semana en la que la inflación bajó al 6% mensual en junio desde el pico de 8,4% en abril, pero en la que también despertaron los dólares paralelos. El contado con liquidación llegó $ 518 y el blue a $ 522, una suba que podría estar reflejando la incertidumbre sobre la negociación y que, de continuar, podría recalentar los precios previo a las PASO del 13 de agosto.

Desde el Ministerio de Economía, en tanto, aseguran que «lo previsto es que este lunes viaje el equipo y viernes se aspira a tener el acuerdo técnico. Fue lo que surgió de la charla de Massa hoy con el Fondo», afirmaron esta noche.

Ya a fines de junio, el funcionario había prometido que en las «próximas horas» se iba a conocer el nuevo programa, pero el viaje se pospuso una y otra vez, en medio de las tensiones y la demora en la llegada de fondos frescos.

Desde el apoyo de Cristina Kirchner a su candidatura presidencial y el endurecimiento de las negociaciones con Washington, el ministro elevó el tono de sus críticas y sugirió que busca apartarse del organismo, en sintonía con los planteos de Néstor y Cristina Kirchner.

«Quédense tranquilos, Argentina va a pagar al Fondo, pero defendiendo esta idea de país con desarrollo e inclusión, no vamos a rendirnos en el altar del ajuste fiscal», dijo Massa el jueves pasado.

En la reciente inauguración del gasoducto, Massa acusó al Fondo de presionarlo para frenar la obra, algo que choca con lo que el staff dejó por escrito en las revisiones trimestrales. Según los últimos datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), la obra pública fue uno de los rubros menos afectados por el recorte del gasto en el primer semestre, que se concentró en los subsidios energéticos, programas sociales, jubilaciones y asignaciones.

Mientras tanto, la situación del Banco Central es cada vez más frágil, ya que sigue desprendiéndose de divisas y en menos de dos semanas hay que pagar US$ 2.600 millones al FMI. La entidad ya agotó los DEGs en el último pago al organismo, emitió para pagarle a los bonistas privados y aceleró la venta de yuanes. Las reservas netas volvieron así a hundirse la semana pasada y se ubicarían en terreno negativo por cerca de US$ 7.000 millones, según Ecolatina.

En ese contexto, el Gobierno entrará en las próximas horas en tiempo de descuento, ya que en agosto el Fondo entra en receso por vacaciones. La expectativa oficial es cancelar los próximos pagos con dinero fresco del organismo. De lo contrario, deberá recurrir de nuevo a los yuanes. «Dado los tiempos del directorio para evitar entrar en atrasos, el acuerdo politico debería estar cerrado antes del próximo viernes», advirtió EcoGo en un informe.

La vocera del Fondo, Julie Kozack, advirtió la semana pasada que la situación que afronta el país es «compleja y desafiante». También desmintió supuestas presiones de China para acelerar las negociaciones, que incluían el respaldo a la Argentina para pagarle con la moneda china al organismo unos US$ 8.600 millones hasta el 31 de diciembre. Y oficializó que el pago de deuda con yuanes está dentro de lo previsto.

Más Noticias