domingo, 19 mayo, 2024
InicioDeportesEl día que la Fórmula 1 produjo un golpe de Estado en...

El día que la Fórmula 1 produjo un golpe de Estado en Australia: cómo Melbourne se robó el Gran Premio

La categoría más famosa del automovilismo abrió una disputa entre dos ciudades del país luego de cambiar de sede el Gran Premio.

Melbourne se convirtió en la sede del Gran Premio de Australia en 1996. (Foto: formula1.com).

Melbourne se convirtió en la sede del Gran Premio de Australia en 1996. (Foto: formula1.com).

El Gran Premio de Australia ya se convirtió en una de las carreras emblemáticas del calendario de la Fórmula 1, pero por detrás esconde una historia secreta: antes de 1996 se corría en la ciudad de Adelaida, pero se produjo un “golpe de Estado” y Melbourne se lo robó para comenzar a realizarlo en el circuito de Albert Park. El acuerdo se firmó en secreto y se reveló a último momento, lo que impactó a los fanáticos y a todos los australianos.

Australia ingresó al calendario en 1985, con el circuito callejero de Adelaida. Rápidamente se consagró con disputas recordadas, ya que al ser la última carrera del calendario fue testigo de algunas consagraciones. En 1986, por ejemplo, vivió la disputa entre Nigel Mansell, Nelson Piquet y Alain Prost, donde el francés terminó quedándose con el título.

Leé también: El equipo que creó el Fórmula 1 triplaza, disputó 394 carreras y no logró su único triunfo por una desgracia

Pero toda aquella emoción llegó a su fin con las elecciones locales de Australia del Sur en 1993. Dean Brown se convirtió en el primer ministro luego de la renuncia de John Bannon en septiembre de 1992. En aquel contexto político, ninguno de los candidatos tenía como prioridad la renovación del contrato del Gran Premio de la Fórmula 1, por lo que Melbourne tomó la delantera.

Mientras Australia del Sur pasaba por esta situación, Jeffrey Kennett se convirtió en el primer ministro de Victoria. Lo que no sabían en Melbourne, es que la ciudad de Adelaida tenía firmado un contrato de preferencia para albergar el Gran Premio de Australia si no se renovaba el anterior. De esta forma, las acusaciones de “robo” no tardaron en aparecer.

El circuito de Albert Park fue inaugurado el 20 de noviembre de 1953 y remodelado cuando ingresó a la Fórmula 1. (Foto: Reuters).

El circuito de Albert Park fue inaugurado el 20 de noviembre de 1953 y remodelado cuando ingresó a la Fórmula 1. (Foto: Reuters).Por: LOREN ELLIOTT | REUTERS

“Eso es una absoluta tontería”, dijo Kennett sin embargo sobre quienes lo acusaron por la maniobra. “Lo perdieron porque ninguno de sus líderes políticos en el momento de la elección estaba preparado para comprometerse con el evento”, amplió sobre la situación y concluyó: “Así que nunca lo robamos, ellos no lo querían. Ellos crearon la apertura”.

Además, se especuló con que Melbourne debió pagar una importante suma de dinero por la preferencia, algo que también fue desmentido por el primer ministro. “Lo conseguimos por el mismo precio”, dijo. “Eso fue lo bonito. No pagamos más por ello. Los primeros contratos que obtuvimos se basaron en los contratos en Australia del Sur”.

El día que la Fórmula 1 produjo un “golpe de Estado” en Australia: el acuerdo entre Kennett y Ecclestone

Las negociaciones entre Melbourne y la Fórmula 1 fueron llevadas a cabo con Bernie Ecclestone, quien durante años fue presidente y director ejecutivo de la categoría. “No fue una cuestión de dinero. Ecclestone se sintió ofendido porque el pueblo de Australia del Sur, a través de sus líderes electos, había vacilado y no expresaba confianza en su evento”, explicó Kennett.

Así es el trazado del circuito de Albert Park. (Foto: formula1.com).

Así es el trazado del circuito de Albert Park. (Foto: formula1.com).

“Lo que le ofrecimos a Bernie en particular fue una mayor audiencia, pero no pagamos ni un centavo más. No se trataba de dinero, sino de seguridad para la carrera en Australia”, amplió. Es que en la Fórmula 1, efectivamente no solo se trata de dinero. Al menos no directamente. Así como Melbourne ofreció llevar una mayor audiencia a la categoría -500 millones vía TV-, la ciudad esperaba recibir alrededor de 500.000 turistas.

Aunque esta situación inevitablemente también trajo beneficios económicos. Melbourne estimaba conseguir 1000 nuevos puestos de trabajo al año y al menos 50 millones de dólares de ganancia por cada Gran Premio. Para todo esto también debió realizar inversiones: la mejora en el área de Albert Park para adecuar el circuito costó 14 millones de dólares

Leé también: El cine y la Fórmula 1: el film que retrató la muerte en pista, tuvo a Fangio y le abrió la puerta a Brad Pitt

De esa forma Melbourne aseguró su presencia en la Fórmula 1 desde 1996. Y si bien Adelaida intentó recuperarlo con la finalización del contrato en 2023, en 2022, la categoría de automovilismo confirmó la renovación del GP de Australia en Albert Park hasta el año 2035. El próximo domingo 24 de marzo, el país volverá a vibrar con la categoría de automovilismo más famosa del mundo.

Más Noticias