domingo, 19 mayo, 2024
InicioDeportesLa pelea por el título mundial que provocó tres muertes y obligó...

La pelea por el título mundial que provocó tres muertes y obligó a cambiar las reglas del boxeo

Las Vegas fue testigo del combate entre Raymond Mancini y Duk Koo Kim, uno de los más crudos de la historia y por el que el Consejo Mundial tomó importantes medidas.

Raymond Mancini celebra victorioso mientras Duk Koo Kim yace en el suelo, antes de su fallecimiento. (Foto: AP).

Raymond Mancini celebra victorioso mientras Duk Koo Kim yace en el suelo, antes de su fallecimiento. (Foto: AP).

El boxeo es un deporte de contacto y como tal tiene sus riesgos. Mediante un reglamento claro y preciso busca llevar seguridad y preservar la salud de los púgiles que se suben al ring, aunque muchas de esas reglas no existían en el pasado. Este fue el caso el 13 de noviembre de 1982, cuando Raymond Mancini y Duk Koo Kim se enfrentaron en la pelea por el título mundial a 15 rounds.

Leé también: Video: el feroz entrenamiento de Mike Tyson para volver al boxeo a los 57 años

El combate entre el estadounidense y el surcoreano ponía en juego la corona de peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Sin embargo, lo que debía ser un espectáculo finalizó en un tendal de muertes y obligó a cambiar las reglas del boxeo para siempre. Durante el round 14, Duk Koo Kim no resistió y falleció luego de recibir múltiples golpes de su contrincante.

“Boom boom”, como era apodado Mancini, un joven emergente del boxeo estadounidense, llegaba como favorito a la pelea. Comparado con Rocky, el personaje de las películas, defendía el título de la categoría con tan solo 21 años, en Las Vegas, como local y ante 10 mil personas. Su contrincante peleaba fuera del país por primera vez.

El surcoreano, a pesar de llegar de punto, tenía un buen registro en su haber. Con un récord de 17 victorias, un empate, una derrota y 8 nocauts, se destacaba por su resistencia. Tenía la capacidad de soportar varios golpes y mantenerse en pie, lo que no le dejó una tarea fácil al estadounidense durante el combate.

En la previa ya lo había dejado en claro: para él, esta pelea era ganar o morir. “Es mi última oportunidad, no volveré a menos que gane. Mis opciones son ganar o morir”, le dijo a un amigo antes de embarcarse hacia los Estados Unidos. A su vez, esta frase fue comprobada por una periodista que lo entrevistó en su apartamento y vio escrito al lado de su cama: “Vive o muere”.

Video Placeholder

El último round de la pelea que terminó con la vida del surcoreano.

Cuando el referí Richard Green dio luz verde y sonó la campana, Duk Koo Kim salió como un vendaval, aunque Mancini no tardó en tomar el dominio de la pelea. Desde su esquina quedaron sorprendidos por la resistencia del surcoreano, así como también quedaron atónitos los espectadores que colmaron el Caesars Palace.

No fue hasta el anteúltimo round que el púgil asiático cayó a la lona. Tras dos ganchos de izquierda y un derechazo, y a pesar de que intentó pararse para volver al combate, el árbitro detuvo la pelea. Duk Koo Kim quedó inconsciente y debió ser trasladado al hospital, donde luego de varios estudios y una operación le diagnosticaron muerte cerebral.

Un tendal de muertes: la pelea que obligó a cambiar las reglas en el boxeo

En Corea, su madre y una esposa embarazada se encontraban desesperadas. La mujer que le dio la vida viajó a Estados Unidos y firmó la autorización para que fuera desconectado, ya que no tenía posibilidades de despertar del coma. Tres meses más tarde, ella se suicidó al beber una botella de pesticida, siendo la segunda muerte que trajo aparejada este combate.

La madre del boxeador no fue la única que tuvo secuelas. Richard Green, el árbitro, se suicidó de un disparo luego de caer en depresión y sentirse culpable por no haber detenido la pelea antes. Esto obligó al Consejo Mundial de Boxeo a modificar algunas reglas de la disciplina luego del escándalo que generó la situación.

Ray Mancini se convirtió en productor de cine luego de su retiro. (Foto: AP).

Ray Mancini se convirtió en productor de cine luego de su retiro. (Foto: AP).

Los rounds de un combate por el campeonato bajaron de 15 a 12, lo cual se convirtió en un estándar entre todas las asociaciones a partir de 1987. Además, se introdujo el conteo de ocho segundos luego de una caída y los luchadores se sometieron a pruebas médicas más estrictas antes de poder subirse al ring.

Raymond Mancini también quedó afectado. Si bien continuó peleando, no lo hizo al mismo nivel y en varias ocasiones declaró sentir culpa por lo que había sucedido. “Hubo momentos en que Kim vino a mis sueños. En uno de ellos, recuerdo que nos dimos la mano, nos abrazamos y se fue. No sé si fui yo que de pensarlo tanto finalmente vino a mí, o si en realidad el vino para despedirse y descansar”, contó en una ocasión.

Leé también: El boxeador que fue campeón con escándalo, se retiró avergonzado y cambió la historia de los Juegos Olímpicos

Tras años de culpa, Mancini recibió el perdón de un familiar directo de Duk Koo Kim. Su hijo Jiwan, que nació 7 meses después del fallecimiento, conoció al hombre que le quitó la vida a su padre. “Si todavía se siente culpable por la lucha del pasado, si aún lo molesta y lo hace sentir inseguro, ya no tiene que pensar de esa manera”, dijo para cerrar uno de los capítulos más cuestionados de la historia del boxeo.

Más Noticias