miércoles, 19 junio, 2024
InicioEconomíaJubilaciones: cómo quedan contra los precios al mantenerse la fórmula actual de...

Jubilaciones: cómo quedan contra los precios al mantenerse la fórmula actual de movilidad

El retiro de los artículos sobre la movilidad previsional del megaproyecto anticipa que en marzo los jubilados, pensionados y beneficiarios de prestaciones sociales tendrían una pérdida del orden del 36% en el poder adquisitivo con relación a diciembre.

Y luego, a partir de abril “si no hay cambios en la ley o medidas excepcionales como nuevos bonos o aumentos extraordinarios, la suerte de los jubilados dependerá de lo que pase con la inflación: si la suba de los precios baja, aumentará lentamente el poder adquisitivo de esos beneficios. De lo contrario, seguirán en la situación actual, de deterioro”, explicó Rafael Rofman, investigador de CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento)

El deterioro del 36% es porque la inflación de diciembre fue del 25,5% y se proyecta una suba de los precios del 23/25% en enero y otro 20% en febrero. Así, la suba acumulada de diciembre-enero-febrero sería del 88,3% y en diciembre el alza de los haberes fue del 20,87%.

En consecuencia, las jubilaciones y pensiones tendrán un deterioro de casi el 36% con el agravante de que los haberes más bajos dejaron de recibir el reintegro del IVA de hasta $ 18.800.

En marzo, las jubilaciones y pensiones recibirán el aumento según la fórmula de movilidad vigente. Se estima que podría rondar el 30% versus una inflación en el primer trimestre del año que podría rondar el 80%.

Este fuerte deterioro se suma al de los últimos años.

A valores de diciembre 2023, según IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal) ”dado que la inflación promedio mensual de los últimos 6 años fue del 5%, las jubilaciones reales registraron pérdidas en todo el período. Si se suman los porcentajes de haberes perdidos entre 2018 y 2023, se tiene que sin bonos serían equivalentes a 13,7 haberes mínimos de 2017 (114,2% anual por 12 meses) y con bonos equivalentes a 9,4 haberes mínimos de 2017”.

En 2023, con el salto inflacionario de diciembre, los jubilados y pensionados tuvieron una pérdida de entre 14,2% – en el caso de los que percibieron el bono para los haberes mínimos- y el 32,3% para los haberes medios y más altos.

De esta manera, entre septiembre 2017 y diciembre 2023, el deterioro promedio jubilatorio es del 40%, con una caída de los haberes mínimos del 30% y de los medios y superiores del 55%.

Rofman explica que la ley vigente desde 2021 “tiene dos serios problemas: usa variables que son muy procíclicas – mejoran rápido cuando la economía está bien, pero caen rápido cuando hay problemas- y que tiene un fuerte rezago: los aumentos otorgados cada trimestre dependen de lo que haya pasado con salarios y recaudación entre 15 y 3 meses antes».

Y agrega: «Si bien todavía no tenemos todos los datos para calcularlo, es esperable que el aumento de marzo no sólo no compense esto, sino que profundice la caída, que llegaría a cerca del 50% con relación a diciembre 2019. A partir de ahí, si no hay cambios en la ley o medidas excepcionales como nuevos bonos o aumentos extraordinarios, la suerte de los jubilados dependerá de que pase con la inflación: si el aumento promedio de los precios baja, aumentará lentamente su poder adquisitivo, si no, seguirán en la situación actual”.

NE

Más Noticias