miércoles, 17 abril, 2024
InicioEconomíaToyota pide que Milei no rompa con el Mercosur: La industria automotriz...

Toyota pide que Milei no rompa con el Mercosur: La industria automotriz sin Brasil es inviable

Toyota de Argentina comenzará 2024 con el lanzamiento industrial de un nuevo modelo, el minibus Hiace, y sus directivos están a la espera de las medidas del nuevo Gobierno para definir tanto las nuevas inversiones para el período que se abre a partir del 11 de diciembre, como para resolver la millonaria deuda en dólares que acumularon durante el último año y medio de cepo cambiario con proveedores del exterior.

No son los únicos temas en la agenda de esta automotriz de origen japonés que hoy explica el 30% de los vehículos que se producen en la Argentina. El tema más urgente para los directivos de Toyota es que el gobierno de Javier Milei mantenga la política comercial con Brasil. «Pensar en una industria automotriz argentina alejada de Brasil es inviable«, planteó Gustavo Salinas, presidente de Toyota Argentina.

El ejecutivo, quien está al frente de la filial desde mayo de 2022, presentó el miércoles dos versiones rediseñadas de la pick up Hilux, un modelo que se produce en la fábrica de Zárate y que desde su relanzamiento en 2004 ya va por los dos millones de unidades.

Sólo este año, Toyota despachará desde Zárate 180.000 Hilux y su versión «todo terreno», la SW4. De ese total, casi 40.000 van a las concesionarias locales y las otras 140.000 se exportan a 23 países de América Latina: 65.000 a Brasil y las 75.000 restantes a los otros 22 países.

«Tener una relación cercana, de diálogo y de acuerdo con Brasil es indispensable para la industria. Esta industria se armó en términos de complementación entre Argentina y Brasil, no funciona una sin la otra. A Brasil tampoco lo veo muy viable sin la Argentina, necesitamos tener un camino común», dijo Salinas a Clarín, durante una rueda de prensa. » Ahora, el camino común no significa que todo sea más de lo mismo. Pero sí que haya acuerdos con reglas claras para saber cómo manejarnos de acá hacia adelante».

-¿Qué responden cuando desde la casa matriz les preguntan por el 11 de diciembre?

-Les decimos la verdad, que hay que esperar hasta el 11 de diciembre para tener una respuesta. No podés cambiar ningún plan hoy, porque si el 11 de diciembre aparece cualquier otra medida que hoy no tenés en mente y tenés que volver a revisarlo. De modo que mantenemos el mismo plan que ya teníamos previsto.

Toyota había anunciado a mediados de junio el lanzamiento industrial de un nuevo modelo, el minibus Hiace, junto con el ministro Sergio Massa. Fue un anuncio llamativo ya que era el tercer modelo en más de 25 años de historia de Toyota en el país, pero con una inversión mucho más baja (US$ 50 millones, contra los más de 1.000 millones de dólares invertidos en las distintas etapas de la Hilux).

Pero lo más llamativo fue que de manera simultánea el ministro Massa anunció un nuevo régimen automotriz que exige una integración de piezas locales más baja que el 40% que se les exige a las automotrices para ser consideradas un vehículo del Mercosur. Precisamente, la Hiace comenzará su producción en enero con una integración «de entre 15% y 20%», según confirmó Salinas este miércoles.

«Es un régimen para todas las automotrices que sirve para lanzar a nivel local modelos de baja escala y que es similar a los que ya están vigentes en Brasil y Uruguay«, dijo Salinas.

El directivo, quien además tiene el manejo comercial de Toyota para toda la región, dijo que están proyectando para 2024 un mercado interno en la Argentina «similar al actual», el cual rondará 430.000 patentamientos. Salinas dijo que la venta de autos chicos, atadas al crédito, seguirá frenada al menos en una primera etapa.

«No sé cuándo, pero tenemos que volver a un mercado de 700.000 u 800.000 unidades, pero por ahora seguimos pensando en un mercado similar al de este año, que cerrará en 430.000 unidades. Creo que va ser un buen año para el agro, para la energía y que la demanda de vehículos comerciales veo que va a ser sostenida, pero veo que en la demanda de autos vamos a tener dificultades».

¿Cómo los afecta la deuda por las exportaciones?

-Nos afecta como a todos. Es alta y es algo que hay que resolver. No es sólo de las automotrices sino de todos los proveedores el endeudamiento. Para dar continuidad a la operación, difícilmente alguien te siga suministrando piezas indefinidamente. Así que será uno de los temas que queremos ver cómo se termina resolviendo. El mayor riesgo no es el costo financiero sino el suministro continuo.

¿Tuvieron algún acercamiento con el nuevo gobierno?

-Nosotros no. Hasta tanto no hubiera un equipo confirmado no le veíamos mucho sentido solicitar tiempo de gente que hoy tiene que tomar decisiones que son relevantes. Pero desde ya entendemos que como industria y por el rol que tiene Toyota en Argentina es necesario un camino de diálogo, de comunicación y de explicación de qué estamos viendo hacia el futuro, que pueda contribuir en alguna medida. La industria tiene muchos desafíos mirando hacia adelante. Hay una transformación, necesidades de inversión para todo lo que es la tecnología electrificada y es indispensable tener una política de industria y de movilidad sustentable con reglas claras. Y a partir de lo que se defina ver cómo trabajamos. Y necesitamos de alguna forma dialogar para eso.

Más Noticias