domingo, 25 febrero, 2024
InicioEspectáculosQué canción grabó León Gieco en una mezquita de Colegiales para pedir...

Qué canción grabó León Gieco en una mezquita de Colegiales para pedir la paz en Medio Oriente

León Gieco grabó su famoso tema Sólo le pido a Dios para pedir por la paz en Medio Oriente y lo hizo en una tekkia sufí de Buenos Aires.

La versión, grabada en una mezquita en el barrio porteño de Colegiales, incluye la participación de Gastón Saied, que cantó en hebreo en representación de la comunidad judía, y de Nuri Nardelli, de la orden sufí Al-Herrahi, que la interpretó en árabe

Sólo le pido a Dios es un pedido por la paz, que está bastante maltratada, ahora y desde hace mucho tiempo”, explicó Gieco.“Nosotros hacemos estas cosas porque tenemos la posibilidad de hacerlas. Porque mucha gente -un taxista, un albañil, un carpintero- puede sentir la misma impotencia al ver los horrores de la guerra y no poder hacer nada».

León Gieco en plena grabación en la tekkia. Foto gentileza Ignacio Arnedo y Orden sufí Yerrai Argentina.León Gieco en plena grabación en la tekkia. Foto gentileza Ignacio Arnedo y Orden sufí Yerrai Argentina.Y agregó: «Nosotros algo hacemos, aunque sabemos que esto no va a cambiar absolutamente nada, porque la guerra habla otro idioma. Pero respecto a esa impotencia, cantar esta canción por la paz en hebreo, en árabe y en castellano, me parece que, justamente en este momento. tiene una razón de ser”.

Cabe recordar que el mes pasado León contó que uno de sus sobrinos fue secuestrado por Hamas en Israel y reclamó por su liberación. A través de las redes sociales, el reconocido músico y compositor pidió la libertad de «todos los rehenes».

Gieco pidió una «salida pacífica» del conflicto entre Israel y la organización islamista Hamas e imploró «el regreso de todos los rehenes a sus lugares de origen», entre los que se encuentra su sobrino, el soldado Ron Sherman

Hablan los cantantes

El Ensamble Alma sufí, dirigido por Sami Sebastián, invitó a Gieco a revisitar la más célebre de sus canciones junto a la cantante Nuri Nardelli, integrante de la orden sufí Al-Herrari, y a Gastón Saied, en representación de la comunidad judía, para crear una versión con un sentido estético, espiritual y, fundamentalmente, pacifista.

“La convocatoria para venir acá a elevar un canto y una melodía por la paz me sorprendió gratamente”, dijo Saied, uno de los cantantes más representativos de la comunidad judía en la Argentina.

León Gieco, Nuri Nardelli y Gastón Saied. Foto gentileza Ignacio Arnedo y Orden sufí Yerrai Argentina.León Gieco, Nuri Nardelli y Gastón Saied. Foto gentileza Ignacio Arnedo y Orden sufí Yerrai Argentina.“Quizás es cierto que desde nuestro lugar como músicos es difícil poder hacer algo concreto, pero también es cierto que a veces la música trasciende algunas barreras físicas. Yo tomé la invitación como una bienvenida, y al poder participar con estos músicos increíbles en este entrecruzamiento de religiones, creo que el pedido por la paz tiene un peso aún mayor”.

Esta versión fue producida por Sami Sebastián, director del Ensamble Alma sufí, junto León Gieco, los periodistas Cicco (Abdul Wakil) y Humphrey Inzillo, y Yemal Mamprelian, referente de la Tekkia sufí Halveti-Yerrahi.

“Lo hermoso de esta canción de León es que es atemporal”, argumentó la vocalista Nuri Nardelli. “Tiene un espíritu muy fuerte y aunque lamentablemente, tal vez nunca podamos dejar de cantar esta canción, lo importante es que cada vez que lo hagamos, lo hagamos con el corazón».

Después dijo: «Eso se complementa muy bien con lo que es un grupo sufí como el que yo pertenezco donde se trata aquí de poder abrir el corazón. Eso es lo que hizo León cuando escribió Solo le pido a Dios. Entonces, grabar esta versión en esta hermosa mezquita, la redimensiona. Estoy muy contenta y muy agradecida”.

Un himno universal

Publicada originalmente en su álbum IV LP, de 1979, Sólo le pido a Dios se transformó en un himno universal.

Fue interpretada en infinidad de idiomas por artistas de la talla de Mercedes Sosa, Joan Manuel Serrat, Pete Seeger, Víctor Heredia, Bruce Springsteen, Bono (U2), Miguel Ríos, Ana Belén y Víctor Manuel, Antonio Tormo, Sixto Palavecino, Estela Raval, Florent Pagny y los Pibes Chorros, entre otros.

León la interpretó al cierre del festival B.A. Rock en 1982 junto a Raúl Porchetto, Miguel Cantilo y Piero, y también frente al Papa Juan Pablo II (en 2000) y el Papa Franciso (en 2023), junto al gaitero español Carlos Nuñez en el teatro Colón, acompañado por voces de los pueblos originarios como Beatriz Pichi Malén (mapuche) y Charo Bogarín (qom).

Los 72 de León

León Gieco cumplió 72 años el pasado 20 de noviembre y lo celebró con el lanzamiento de Séptimo vuelo, una ranchera con poesía de Hamlet Lima Quintana a la que le puso voz y música junto a Luis Gurevich y la participación de Manu Sija.

Se trata de un adelanto del Volumen 2 de Canciones para no morir, un trabajo que evoca al poeta argentino al cumplirse 100 años de su nacimiento. El álbum doble y conceptual estará en todas las plataformas digitales y se da a conocimiento público en dos partes con motivo del centenario y antes de fin de año.

El proyecto Muezzlin Sessions

El sufismo es la rama mística del Islam. La tekkia es un espacio de reunión, es el oasis donde el sufí se desconecta del mundo y se conecta con Dios. La Tekkia sufí Halveti-Yerrahi es la más grande de América.

Se inauguró en 2022, y fue construída por la Asociación Civil Cultural Yerrahi. En sus paredes hay mayólicas que llegaron desde Granada, una tela antigua que cubría la tumba del Profeta Mahoma en Medina, un retazo de telón oscuro y bordado en hilos de oro que envolvía la sagrada Kaaba en Meca, maderas talladas en Marruecos.

León Gieco y el Ensamble Alma sufí en la tekkia. Foto gentileza Ignacio Arnedo y Orden sufí Yerrai Argentina.León Gieco y el Ensamble Alma sufí en la tekkia. Foto gentileza Ignacio Arnedo y Orden sufí Yerrai Argentina.Hay unas 30 obras caligráficas magnéticas, obsequio del difunto Muhammed Panizza, quizás el maestro calígrafo más importante de Latinoamérica. Bajo los pies, alfombras de Persia, el Cáucaso, China y Turquía con diseños floridos que ilustran estancias paradisíacas, y dibujos concéntricos que reflejan cómo todos los caminos, por más vericuetos y zigzags que existan, tarde o temprano, conducen a Dios.

Desde su creación, el Ensamble Alma sufí se propuso difundir músicas sagradas al mundo entero. Y, en esa línea, lanzaron en YouTube, la serie Muezzlin Sessions, un proyecto audiovisual que convoca a músicos populares (Martín Buscaglia, Julián Kartun, Pablo Dacal) a interpretar el tradicional llamado a la oración en las mezquitas e interactuar con el ensamble, que está grabando su primer disco, y a conversar sobre el vínculo entre la música y la espiritualidad.

León Gieco y el Ensamble Alma sufí. Foto gentileza Ignacio Arnedo y Orden sufí Yerrai Argentina.León Gieco y el Ensamble Alma sufí. Foto gentileza Ignacio Arnedo y Orden sufí Yerrai Argentina.Los músicos que integran el ensamble son: Sami Sebastian (kanun, dirección y arreglos); Tariq Finol (‘oud); Muhammed Özcan (ney); Marianela Danos(violín); Astrid Motura (cello); Brian Caballero (bandoneón); Guillermo Coronel (mazhar y platillos); Hamzah Della Paollera (bendir); Isa Aguada, Abdurashid Valente y Yusuf Fernández (coros).

Más Noticias