jueves, 29 febrero, 2024
InicioTecnologíaLa estafa del príncipe nigeriano: las razones por las que sigue funcionando...

La estafa del príncipe nigeriano: las razones por las que sigue funcionando el fraude digital más conocido

Aunque no lo creas, el engaño sigue vigente: se envían millones de emails todos los días y con que solo un porcentaje mínimo conteste ya es un éxito para los criminales.

09 de noviembre 2023, 19:36hs

La estafa del príncipe nigeriano: las razones por las que sigue funcionando el fraude digital más conocido

La estafa del príncipe nigeriano: las razones por las que sigue funcionando el fraude digital más conocido. (Imagen: AdobeStock)

La estafa del príncipe nigeriano es, sin dudas, uno de los engaños virtuales más viejos y conocidos. Sin embargo, aunque pueda parecer sorprendente, hoy en día, en la era de información instantánea y de conciencia digital, este clásico fraude sigue teniendo lugar en el vasto océano de internet.

Aunque no haya falta aclararlo -porque lo más probable es que todos, alguna vez en nuestra vida, hayamos oído o leído hablar de ella- se trata de un correo electrónico misterioso, enviado desde Nigeria con una increíble oportunidad para ganar millones de dólares…

Leé también: Ciberseguridad: las 6 claves para detectar emails fraudulentos y evitar estafas virtuales

Retrocedamos un poco en el tiempo. La estafa del príncipe nigeriano es un tipo de fraude online que existe desde la década del 90. Incluso, hay quienes lo fechan en los 80. La estafa generalmente comienza con un email o mensaje digital en la que el estafador, haciéndose pasar por un miembro de la realeza o un funcionario gubernamental nigeriano, solicita la ayuda de la víctima para transferir grandes sumas de dinero fuera del país.

La captura de hizo viral en Twitter. (Foto: Adobe Stock).

La captura de hizo viral en Twitter. (Foto: Adobe Stock).Por: 1st footage – stock.adobe.com

En el email el estafador alega que tiene una gran fortuna bloqueada debido a restricciones del gobierno (un golpe de estado en la excusa más frecuente) o problemas legales y necesita la asistencia de la víctima para realizar la transferencia. A cambio, promete compartir generosamente las ganancias con quien lo ayude. Para avanzar, los estafadores suelen solicitar información personal y bancaria, así como pagos por adelantado para cubrir supuestos costos legales o administrativos.

Aunque la estafa evolucionó con el tiempo y se adaptó a diversas plataformas de comunicación, el foco sigue siendo convencer a las personas para que proporcionen información financiera o realicen pagos anticipados con la falsa promesa de obtener beneficios significativos.

¿Por qué sigue funcionando la estafa del príncipe nigeriano?

A esta altura, este engaño es tan evidente que la gran mayoría de las personas, incluso aquellos que no saben nada sobre ciberseguridad, ni tienen experiencia en identificar casos de estafas virtuales, pueden reconocer que se trata de un engaño. Sin embargo, a pesar de su antigüedad y el conocimiento general sobre ella, la estafa del príncipe nigeriano sigue siendo sorprendentemente efectiva.

Leé también: Estafas digitales: guía para saber cómo actuar en caso de sufrir un engaño virtual

Un reciente artículo de Cormac Herley, especialista e investigador de Microsoft Research, brinda una ingeniosa explicación de la inverosimilitud del famoso engaño: los estafadores quieren que la mayoría de la gente sepa que es una estafa. Con tiempo y recursos ilimitados, sólo esperan que respondan los más crédulos.

Por otra parte, Herley aclara que no es que los estafadores hacen sus correos electrónicos inverosímiles de manera deliberada, sino que los textos falsos, llenos de clichés, serían una estrategia eficaz para eliminar a quienes ya se sabe que no van a caer en el engaño.

Con este método, los ciberdelincuentes se ahorran tiempo e idas y vueltas por email con personas que dudan de la “oferta”, y solo se concentran en quienes se creen el cuento.

Además, la inclusión de la palabra Nigeria en el título del mail con la estafa funciona como una especie de código para descartar las respuestas de personas que no estarían dispuestas a entregar dinero. Así, como se envían millones de emails de forma masiva, con que solo un pequeño porcentaje responda, es un éxito para los criminales.

La otra razón por la que tantos estafadores afirman ser de Nigeria es que, de hecho, son de Nigeria. Por una combinación de razones, Lagos, la capital del país africano, es desde hace tiempo la capital mundial de las estafas por cobro anticipado. De hecho, este engaño existe desde antes de que la mayoría de la gente utilizara internet, cuando allá por la década del 80, los estafadores de Lagos enviaban propuestas similares por correo postal.

¿Querés recibir más información de Tecno?

Suscribite acáEl gobierno nigeriano intensificó en los últimos años sus esfuerzos para perseguir a los estafadores, pero Lagos es una de las ciudades más pobladas y de mayor crecimiento del mundo, y perseguir la ciberdelincuencia es difícil incluso en las mejores circunstancias.

Por esos motivos, la estafa del Príncipe Nigeriano, conocida por muchos como un clásico de la ingeniería social, sigue encontrando víctimas a pesar de los numerosos avisos y campañas de concientización, incluso en plena era digital, desafiando la lógica y la precaución de las personas informadas.

Más Noticias