domingo, 25 febrero, 2024
InicioSociedadRevés para los acusados del crimen sicario de un personal trainer en...

Revés para los acusados del crimen sicario de un personal trainer en Rosario: perpetua para todos

El caso por el crimen sicario del personal trainer Marcos Guenchulejecutado de un tiro en la nuca el 23 de julio de 2019 en Rosario, sufrió un fuerte revés este miércoles, al menos para los tres acusados. La Cámara de Apelaciones en lo Penal revocó parcialmente el fallo de primera instancia del 6 de julio de 2022 y condenó a prisión perpetua al tirador Maximiliano Rodrigo Panero, a la ex novia de la víctima que había sido absuelta Priscila Vanesa Denoya y Santiago Caio Soso, por entonces pareja de la de Denoya.

La resolución, que consta de 106 páginas y a la que accedió Infobae, fue dada a conocer al mediodía por los camaristas Georgina DepetrisAlfredo Ivaldi Artacho y Javier Beltramone, y no fue unánime.

La presidenta del tribunal pluripersonal consideró que debía sostenerse la pena a 20 años de prisión para Soso y Panero por homicidio simple, mientras que a Denoya había que condenarla por amenazas coactivas. Sin embargo, Ivaldi Artacho y Beltramone interpretaron que todos los acusados formaron parte de un plan criminal que buscó darle muerte al hombre de 32 años.

Hay que recordar que Guenchul fue emboscado al salir de Progress Fitness, el gimnasio de Mendoza y Sucre, de la zona Oeste de Rosario, donde trabajaba.

La hipótesis principal del homicidio, para los fiscales Adrián Spelta y Gisela Paolicelli, fue que todo fue un ataque planificado por Priscila Denoya y Soso, por entonces su novio, en el marco de un conflicto que mantenía la mujer con Guenchul por la tenencia de la hija que tienen en común.

En el juicio de primera instancia, los jueces Facundo Becerra, Mariano Aliau y Carlos Leiva absolvieron a Denoya por el beneficio de la duda, pero ahora los camaristas la ubicaron en el mismo nivel de relevancia que quienes fueron a matar al personal trainer.

“Para la Fiscalía es la misma posición que tuvo desde un primer momento. Ahora, la Cámara confirmó esa hipótesis inicial, dictando prisión perpetua para los imputados, encuadrando la conducta en homicidio calificado por el concurso premeditado de tres personas y por el vínculo porque la víctima era ex esposo de una de ellas”, dijo Spelta a Canal 3 al término del fallo.

Spelta aclaró que la condena no está firme y que las defensas podrán llevar a cabo una “apelación horizontal” para que la resolución sea nuevamente revisada.

Hubo movilizaciones en pedido de Justicia por Marcos

Por su parte, la fiscal Paolicelli explicó el rol de la ex pareja de la víctima fatal: “(Tuvo) Una coautoría funcional, ya que ella hace un aporte, pero no está presente al momento del disparo. Está el autor material (Panero), otro que lo traslada (Soso). Y bueno, ella, que sostiene la Fiscalía que conocía y había ideado el plan junto con los otros dos, y después colabora al llevar al autor material a su domicilio”.

El caso

El 23 de julio de 2019, el entrenador de 32 años salió a las 22.30 de su trabajo en el gimnasio y caminó hacia la parada de colectivo para ir a la casa de su novia. Segundos antes, fue abordado por un hombre que, a punta de pistola, lo obligó a caminar unos 30 metros antes de efectuarle dos disparos a quemarropa, de los cuales impactó uno. El asesino huyó con la mochila de la víctima.

La hipótesis inicial del hecho fue un homicidio en ocasión de robo. Pero las pruebas obtenidas por los investigadores y un video de una cámara de seguridad permitieron que la causa tomara otro giro, uno más escabroso. En las imágenes se observa cómo aparece en escena un auto Peugeot 208 que había estado al menos 40 minutos estacionado en una esquina cercana hasta que Guenchul salió del gimnasio.

Marcos junto a su hija

Del vehículo bajó el hombre que asesinó al deportista. Tras los disparos, el asesino se subió al auto y huyó. El coche, marca Peugeot, fue la pista que le permitió al fiscal de Homicidios comenzar a desentrañar la oscura trama detrás del asesinato.

El auto sería encontrado dos días después en una cochera propiedad de los padres de Soso, un técnico en Seguridad e Higiene que sería detenido días después del crimen en el aeropuerto de Ezeiza cuando estaba punto de tomar un vuelo con destino a Líbano. Un dato que lo complicó aún más fue que su celular se activó en una antena cercana a la escena del crimen y a la misma hora.

Tras algunos meses detenidos, Soso pidió declarar. No estaba dispuesto a ser el único en asumir la responsabilidad. Dijo que su cómplice había sido Panero, un maquinista de 40 años con quien tuvieron la intención únicamente de asustar a Guenchul para que “no molestara” más a Priscila.

Para ese momento, la Justicia ya estaba al tanto del conflicto que mantenían la víctima y su ex mujer por la tenencia de la nena que, por ese entonces, tenía 3 años. Casi que estaba claro que el telón de fondo del asesinato habría sido el tema familiar.

El 19 de diciembre, por pedido del fiscal, Denoya fue detenida en su casa. Cuando el fiscal Spelta la imputó, dijo en la audiencia que “la única que podría beneficiarse con la muerte de Guenchul era Priscila, ya que mantenía con él un conflicto por la tenencia de una hija en común”.

La ex pareja de la víctima, detenida

Fuente Infobae

Más Noticias