miércoles, 17 abril, 2024
InicioSociedadEl Diablo metió la cola en el Infierno Decano

El Diablo metió la cola en el Infierno Decano

El Chelo se persigna, mira al cielo y agradece. Lo dedica. Lo siente. Y vos lo gritás con el alma, con el corazón Celeste y Blanco. Porque esta es la noche que soñaste, es la noche que te merecés, que gane El Deca y todo el año es carnaval. Revivió la Fe Decana, muchachos ahora nos volvimo a ilusionar y todo marchaba sobre ruedas hasta que El Diablo metió la cola en el Infierno Decano.

No se puede creer. No lo podés creer y no te entra tanta bronca en el pecho. La noche soñada del Pueblo Decano se convirtió en una pesadilla y no alcanzan las birras para apagar este incendio, este golpe al cuore, esta noche de sábado que anticipa una semana de mierda. Perder en casa duele mucho porque vos sabés que El Monumental debe ser la gran fortaleza del Deca, y perder así te hace saltar la térmica.

Porque vos hiciste todo para ganar. Colaborando con la fiesta que armó la Comisión del Hincha, para festejar por otro año en Primera y ya son 9 al hilo y seguimos contando. El Monumental era un infierno Celeste y Blanco. Como siempre, si ya todo el país sabe que El Deca es de Primera y que el José Fierro no es para cualquiera, si hace rato que ni siquiera le hacían un gol al Viejo y glorioso en su rodeo.

Entre el humo y las bengalas, el equipo salió a poner el pecho y empujado por la gente y por la zurda de Pereyra se puso en ventaja. Jugadón del 10, centro a la cabeza del Chelo y los pibes todos de la cabeza en 25 de Mayo, porque el 9 estaba donde tenía que estar y vos también estabas donde tenías que estar: festejando en el templo, abrazándote con todos y tomemo somo Atlético.

Pero El Deca se fue quedando, o Independiente lo fue llevando. Encima Tesuri y Estigarribia salieron lesionados y ahí comenzó a complicarse la noche. El partido seguía trabado, la visita intentaba pero no lastimaba, y Atlético se lanzaba en alguna contra que Coronel y Maestro Puch no lograron coronar.

Hasta que en los 15′ finales todo se fue a la mierda y se abrieron las puertas del infierno Decano.

No era córner, Marchiori dudó entre salir o no salir, Bianchi perdió a Laso y chau, 1-1. Golpeado, El Deca fue al palo y palo, pero tampoco es que fue arrollador: alguna patriada de Coronel, un cabezazo del ingresado Polaco que se fue por arriba y no mucho más. Independiente con poco se animó y con muy poco se llevó un triunfo que fue mucho premio.

Una tragedia en el momento menos esperado: pelotazo frontal, Menéndez se cayó, el 2 de ellos la revoleó, la defensa de Atlético quedo muy mal parada y el tucumano Canelo se fue solo entre Bianchi y Romero, puso el 1-2 y bailó la canción que esta noche tenías que bailar vos. Otra noche que se vuelve negra y cómo duele que sea en casa y que encima sea así.

Te agarrás la cabeza y mirás incrédulo lo que está pasando. Encima Los boludos de siempre se ponen a tirar cosas.. El partido se termina y vos seguís ahí, sin poder creer que El Deca tenía todo y se quedó con nada, y que los que festejan son los otros que hicieron poco para tanto premio.

Y ahora el que se persigna sos vos. Como cada vez que te vas del José Fierro, como cada vez que te despedís de tu casa, de la esquina de tu vida. Ahora, a buscar un triunfazo en La Plata y a volver a ganar en casa contra Huracán para cerrar el año con una sonrisa y quién te dice con algo más, si es que dan los números y se alinean los planetas.

Y si no, será hasta el año que viene. Otra vez en Primera. Ya se hizo costumbre. A seguir luchando, Decanos, para que el Monumental sea una fortaleza y que El Decano sea siempre torazo en su rodeo, para que esto no se repita, para soñar en grande y para volver a vivir esas noches de Copas que tan bien le sientan al Pituco de barrio Norte. Esas noches que se merece vivir El Pueblo Decano.

Más Noticias