sábado, 20 abril, 2024
InicioPolíticaLa vuelta del «Turco» Alak al municipio de La Plata, después...

La vuelta del «Turco» Alak al municipio de La Plata, después de 16 años

Al final fueron, apenas, 606 votos de diferencia los que aseguraron el quinto mandato de Julio Alak (UP) en la intendencia de la capital provincial, a partir del 10 de diciembre. Después de 13 días de fatigoso escrutinio definitivo, cruzado de impugnaciones, la Justicia Electoral determinó el triunfo del ministro de Justicia bonaerense sobre el actual alcalde Julio Garro, quien apelará el dictamen de la Justicia ante la Cámara Nacional Electoral.

El resultado oficial de medianoche, casi en el deslinde con este viernes, se conoció luego de la orden del juez competente, Alejo Ramos Padilla, para la apertura de 79 urnas que tenían observaciones.

Alak asumirá después de la experiencia anterior 1991-2007.

El fatigoso trámite había provocado la expectativa quieta en el segundo distrito, en cantidad de electores, de la Provincia. Votaron casi 500 mil electores. Fue completado en la sede de los tribunales federales platenses, en la calle 8. Allí, durante la jornada del jueves, cruzaron las actas y los certificados del comicio por presuntas irregularidades.

El resultado confirma la tendencia ganadora del oficialismo en el Gran Buenos Aires, donde se impuso en 34 de los 40 municipios. “Soy el intendente electo. Quiero agradecer profundamente a la militancia política y social de Unión por la Patria el esfuerzo realizado para construir la alternativa electoral en nuestra ciudad y también a los miles de vecinos que nos acompañaron con su voto”, manifestó el ministro concluida la contienda.

Prepara la mudanza de diciembre desde el ministerio al Palacio Municipal de la calle 12, frente a la Catedral más imponente de la Argentina. El abogado nacido en Benito Juárez pasó por todo el trapicheo peronista entre los fervores menemistas y kirchnneristas, hasta el anhelante, todavía eventual, liderazgo de Sergio Massa. Con 65 años, el “Turco” es un profesional completo de la política. De aquellos resilientes que, de una manera u otra, siempre vuelven. Lo aprendió con sangre el mismo Garro, quien fue funcionario municipal en el último tramo de gestión alakista, colaborador cercano, y ahora debe mirar desde la vereda la vuelta del patriarca comarcal.

Finalizó. Será anécdota. Apenas estadística. El conteo del domingo 22 a la noche, estaba detenido en 97,56 por ciento de mesas escrutadas. Entonces, los dos adversarios reivindicaban el triunfo, cada uno, por diferencias de entre 800 y 100 votos. En un padrón de más de 600 mil, suponía una diferencia exigua. Al decir del propio Ramos Padilla “sólo el 0,2 punto de distancia”. La más apretada desde 1983 a la fecha. Suficiente duda como para recurrir a la revisión boleta por boleta. El pedido extendido, en todo este tiempo, correspondió a Juntos por el Cambio. Suponía ese recurso que se encontraba detrás en el escrutinio provisorio.

Hasta el gobernador Axel Kicillof se adelantó 48 horas después del comicio a felicitar a su ministro. Ahora deberá procurarle un sustituto en Justicia. También habrá cambios en Infraestructura, porque Leonardo Nardini, vuelve a la jefatura comunal de Malvinas Argentinas. También en Gabinete, por el alejamiento forzado de Martín Insaurralde, investigado en la Justicia por el lujoso paseo, en compañía de una modelo, por las costas de Marbella.

El proceso inicial se realizó en el Pasaje Dardo Rocha, para el padrón de nativos, y en el Hipódromo de La Plata, para el padrón de extranjeros. Luego de contabilizadas todas las actas de escrutinio firmadas la noche de la elección, en cada una de las 1805 mesas, había aparecido el primer indicio del resultado final: Alak se imponía por 856 votos. Eran 162.268 votos (38.33%) contra 161.412 (38,13 %) de Garro. Para un total de 441.362 sufragantes.

Pero, al cabo de un proceso complejizado por las impugnaciones, debió intervenir la Junta Electoral Nacional para abrir las 79 urnas observadas por JxC.

Las cajas fueron abiertas en presencia de los apoderados partidarios y en presencia del presidente de la Suprema Corte provincial, Sergio Torres, y el titular de la Cámara Federal de Apelaciones, Roberto Lemos Arias. Con un hallazgo extraño a toda normalidad en dos mesas, en Abasto y Los Hornos, autoridades de la Junta Electoral y apoderados quedaron sorprendidos al volcar las urnas respectivas porque estaban los sobres, pero vacíos. Sin boletas. De acuerdo con el acta de escrutinio en la urna 752 ganaba UP con 115 votos, contra 67 de JxC, 68 votos de LLA. En el acta de la urna 1528 se registraron 124 votos para UP, 102 LLA y 28 para JxC. La comprobación que representaban las 268 boletas quedaron evanescentes. Perdidas en algún lado.

Largo debate acreditó este tema. La resolución fue convalidarlas. Valieron las actas. Todo en un marco de paridad casi absoluta. “Nunca hubo una elección tan reñida”, definía Ramos Padilla en medio de tanta pulsión eleccionaria.

Precisamente, en Abasto, Villa Elvira y Los Hornos, donde estaban la mayoría de las 79 urnas, se impuso UP. En la periferia se edifica el potencial peronista de estos días en La Plata. Allí reside el 67% del electorado, en ámbitos fragmentados de Conurbanización. En ese cinturón alejado del casco urbano también adquiere valor, sólo para cargos provinciales, el voto extranjero. Alak tuvo 10.946 sufragios contra 5.997 de Garro en la grilla inmigrantes. Esas 5.000 boletas de diferencia decidieron la suerte del comicio, porque Garro se había adelantado en la mesa de nativos por 159.876 votos a 155.533 de UP. Estrechos 4343 votos.

“Obtuvimos un respaldo extraordinario porque el peronismo siempre tuvo una visión de un país de fronteras abiertas. En cambio JxC tiene xenofobia y resquemor con que los hermanos latinoamericanos vengan a trabajar al país”, ponderó el funcionario de Kicillof.

A Garro, el corte de boleta direccionado no le alcanzó. Cabalgó con su boleta en JxC y también en LLA. No pudo escapar del desbarranco de su coalición.

Más Noticias