martes, 5 marzo, 2024
InicioEconomíaEl precio de la carne dio otro salto tras las elecciones

El precio de la carne dio otro salto tras las elecciones

Tal como sucedió tras las PASO, las elecciones presidenciales impulsaron un nuevo salto en el precio de la carne. Los analistas del sector ganadero explican que las lluvias que finalmente llegaron a muchas regiones generan una mayor retención de hacienda en los campos y por ende una menor oferta de animales para faena, lo que pone presión sobre los precios. Pero el vaivén de precios de los últimos meses muestra una clara coincidencia de las subas más pronunciadas con los episodios de definición política.

“Hasta las PASO la carne venía muy baja, el kilo de asado estaba a 2.000 pesos, con las PASO pasó a 4.000 y después empezó a bajar de nuevo y llegó hasta los 2.800 pesos por kilo”, relata Raúl, dueño de una carnicería en el barrio porteño de Villa Crespo. Y continúa: “Ahora recuperó todo lo perdido y el kilo de asado ya está de nuevo en 4.000 pesos, y 4.500 el kilo de milanesas. Y se está convalidando ese valor, la gente protesta pero lo lleva”.

Es cierto que de fondo están las leyes de la oferta y la demanda. Todos los analistas y los operadores del mercado coinciden en afirmar que tras un primer semestre signado por la sequía y la sobreoferta de animales, la tendencia cambió y ahora lo que rige es una retención de animales y una menor oferta. Lo dicho: llovió, crece el pasto y para el productor que tiene algo de margen financiero es preferible tener animales ganando kilos a bajo costo, una reserva de valor segura, que venderlos y tener pesos en la mano.

Entonces empiezan las subas, algo que le preocupa mucho al Gobierno. La semana pasada, el valor de la hacienda en el Mercado Agroganadero de Cañuelas trepó más del 13 por ciento, y esta semana arrancó en la misma tónica, con un aumento del 5,44 por ciento en el índice general de precios en comparación con el viernes anterior, alcanzando los 895,460 pesos por kilo. En la primera ronda de ventas del mercado de Cañuelas, muchos operadores recibieron mensajes intimidantes para que no pagarán más de 1.000 pesos por kilo vivo. El Secretario de Agricultura Juan José Bahillo se encargó de aclarar que los mensajes no salieron del Gobierno. De todos modos las subastas se realizaron con normalidad y algunos conjuntos especiales llegaron incluso a superar ese valor de referencia.

“Si el kilo vivo cuesta 1.000 pesos, a nosotros el kilo de media res nos cuesta 2.200, porque es el 54 por ciento del animal lo que se usa. Con ese valor de la media res, el costo nuestro por kilo de asado es de 3.000 pesos”, explica Raul, y agrega otros datos que ayudan a entender la economía del carnicero: “De una media res de 90 kilos, hay 70 que se aprovechan y otros 20 kilos que son grasa y huesos que se venden casi regalados. Un camión se lleva un par de tachos de cebo por semana y nos pagan apenas 400 pesos por mes. Eso debería tener otro valor, eso nos permitiría vender más barata la carne. Además hay otros insumos que también suben y cuestan fortunas, como las bolsitas de material virgen en las que se lleva la carne, la luz, el agua… Yo vendo una media res por día, máximo, para tener algo de ganancia me tienen que quedar 30.000 pesos por media res”.

Más Noticias