lunes, 26 febrero, 2024
InicioSociedadDiscutió con su jefe por plata, lo golpeó, lo prendió fuego y...

Discutió con su jefe por plata, lo golpeó, lo prendió fuego y confesó por WhatsApp: “Le reventé la cabeza”

Hugo Argüello se despertó cuando escuchó ruidos y vio que su peón Javier Godoy intentaba robarle. El crimen ocurrió hace un año y medio. Esta semana el agresor fue condenado a 18 años de prisión.

Alexis Acuña

15 de octubre 2023, 17:55hs

El hombre de 59 años fue atacado por uno de sus obreros. (Foto: gentileza Yésica Argüello)

El hombre de 59 años fue atacado por uno de sus obreros. (Foto: gentileza Yésica Argüello)

Hugo Argüello estaba buscando albañiles para trabajar en una obra en construcción en Villa Rumipal -Córdoba- y encontró a dos hombres que parecían de confianza: Javier Godoy y Dante Sosa. Una noche, mientras estaba durmiendo allí, Godoy intentó robarle a Argüello. El capataz se despertó y hubo una fuerte discusión entre ambos, que terminó de la peor manera. El martes condenaron a Godoy a 18 años de prisión por haber matado a Argüello.

El ataque ocurrió la madrugada del martes 10 de mayo de 2022, cerca de las 00:30. No era la primera vez que trabajaban juntos, ya que años atrás Hugo había contratado a Javier para hacer una changa y, de hecho, horas antes del crimen habían estado tomando una cerveza.

Leé también: Una beba de 10 meses fue internada de urgencia con una fractura de cráneo: la Justicia investiga a sus padres

Esa noche Argüello (59) se fue a dormir y mientras estaba descansando, Godoy (28) quiso apropiarse de su billetera -que tenía unos $30.000- y su celular. Casi al instante el hombre advirtió la situación, pero nada pudo hacer para evitarlo. Godoy lo atacó salvajemente hasta matarlo.

El portón negro, donde está el garaje, era utilizado como habitación por los trabajadores. (Foto: gentileza Yésica Argüello)

El portón negro, donde está el garaje, era utilizado como habitación por los trabajadores. (Foto: gentileza Yésica Argüello)

“Le tiró una caja de cerámicas de porcelanato de 32 kilos en la cabeza”, le dijo a TN la hija de la víctima, Yésica. Para eliminar cualquier tipo de rastro, llevó el cuerpo hasta la entrada de la propiedad y lo prendió fuego.

Por la mañana, Dante -el otro obrero- fue quien encontró el cuerpo sin vida de Hugo. Había ido a la casa para seguir con la obra y se encontró con la dramática escena. Poco después, Javier Godoy le mandó un aterrador mensaje. “Le reventé la cabeza”, decía el texto que le había enviado por WhatsApp, admitiendo el crimen.

Leé también: Asesinaron a una jubilada de un balazo en el pecho para robarle el auto en La Matanza

Gracias al avance de la investigación, se supo que tras el crimen el agresor pasó con la moto de su patrón por la casa de su expareja, bastante alterado. “Ella lo había denunciado por violencia de género”, sumó Yésica.

También se determinó que contrató los servicios de una trabajadora sexual y compró bebidas alcohólicas y drogas. De acuerdo a lo que señala el expediente, esta actitud es “demostrativa de la falta absoluta de arrepentimiento y menosprecio por el valor de la vida”. Las pruebas que había en su contra eran contundentes y horas después fue detenido por la policía.

En tanto, el resultado de la autopsia estableció que la víctima murió por un traumatismo de cráneo.

Javier Godoy fue condenado a 18 años de prisión. (Foto: gentileza Yésica)

Javier Godoy fue condenado a 18 años de prisión. (Foto: gentileza Yésica)

La condena que recibió el obrero que mató a su patrón

Un año y medio después del ataque, comenzó el juicio en la Cámara del Crimen de Río Tercero, al que el obrero llegó acusado por el delito de “homicidio criminis en concurso real con robo”.

Un jurado popular lo responsabilizó por “homicidio simple y hurto calificado” y, pese a que la familia de la víctima quería que fuera condenado a perpetua, Godoy recibió 18 años de prisión.

El tribunal, además, le sumó delitos por violencia de género por denuncias de una expareja, que se convirtió en una testigo clave durante las audiencias por el asesinato.

Leé también: Manejó drogado, chocó y quiso cruzar la Panamericana gateando hasta que fue atropellado por un camión

Aún así, los familiares quieren apelar el fallo una vez que se den a conocer los fundamentos de la sentencia, pero sienten que es muy difícil porque no tienen los recursos económicos para hacerlo.

“Me dijeron que tengo que poner otro tipo de abogado, pero salen muy caros y en Córdoba solo hay 10. Fueron muy pocos los años que le dieron y le reducen uno por el tiempo que estuvo preso”, lamentó Yésica.

Más Noticias