viernes, 21 junio, 2024
InicioDeportesMundial de rugby 2023: Nico Sánchez, el chico que se prometió jugar...

Mundial de rugby 2023: Nico Sánchez, el chico que se prometió jugar un partido con Los Pumas y llegó a los 100

La generación de jugadores que compite en este Mundial es la que inauguró una marca inédita, la de los de mayor cantidad de partidos disputados con la camiseta de Los Pumas. De los primeros XV que se la pusieron para enfrentar a un combinado británico el 12 de junio de 1910, al último convocado por Michael Cheika, pasaron 889 apellidos y solamente dos alcanzaron los tres dígitos.

El partido ante Chile, el tercero en el Mundial de Francia 2023 para Los Pumas, tuvo para Nicolás Sánchez un impacto significativo: alcanzó los 100 caps, un hito que hasta el momento solo Agustín Creevy conocía. Pero en el mismo partido, rompió un récord: con los 20 puntos ante Los Cóndores, pasó a Gonzalo Quesada y es el nuevo goleador de la Selección en Mundiales con 140 tantos.

“Cuando era chico, tenía 12 o 13 años, fuimos con amigos a ver el partido de Los Pumas contra Australia (en 2002) en la cancha de River. Estaba en la tribuna y en ese momento dijimos ‘hasta no llegar a jugar en Los Pumas no paramos’. Así que pude de alguna forma cumplir mi sueño, que era jugar un partido y llegué al número 100, así que soy un agradecido de esos momentos”, evocó 21 años después, el chico convertido en apertura que más veces se puso la camiseta de la Selección.

Esta es la primera generación de jugadores que ostentan mayor continuidad. Si Los Pumas llegan a cuartos de final, Pablo Matera podría subirse al mismo podio. El capitán Julián Montoya quedará cerca de lograrlo: dependerá de la cuerda del equipo en el Mundial y estará a pasitos de sumarse al club centenario.

En Francia 2023, a Nico Sánchez le tocó ser titular ante Chile. Justamente del otro lado de la cordillera, pero ante Uruguay, debutó un 21 de mayo de 2010. Para llegar a Los Pumas, se forjó en el Tucumán Lawn Tennis de Tucumán, donde su hermano mayor jugaba de centro. Le decían Perro y cuando llegó Nico, le quedó el apodo que todavía lo acompaña: Cachorro.

Se desempeñó como medio-scrum, también jugó como centro hasta que luego se consolidó como apertura. A los 17 años se fracturó la mandíbula antes de una final con su club y se perdió el Campeonato Argentino Juvenil. Al año siguiente tuvo su desquite al consagrarse campeón en el Argentino M18 realizado de 2006 en Mar del Plata en la final que el combinado tucumano venció a Buenos Aires por 13-7 y él, con la 10 en la espalda, aportó una conversión y dos penales.

En Los Pumas, los primeros puntos de los 886 que lleva anotados se los marcó -otra coincidencia- a Los Cóndores en 2010, en su segundo partido con la Selección mayor. Fueron siete, producto de un try y su conversión.

En su debut ante Samoa en este Mundial, cuando ingresó para jugar los últimos 16 minutos, volvió a anotar y así alimentar los números que el sábado se conviertieron en récord. En un mismo partido superó Felipe Contepomi -ahora en el staff de entrenadores con 125 tantos- y a Gonzalo Quesada, que con 135 era el goleador argentino en Mundiales.

Los 140 puntos del Cachorro son producto de tres tries, 23 penales, 25 conversiones y dos drops. “Esos números son importantes para mi familia, mis amigos y la gente que me quiere. Yo estoy agradecido pasar tanto tiempo en Los Pumas”, indicó el apertura que en noviembre cumplirá 35 años.

En la Copa del Mundo de Inglaterra 2015, en la que la Argentina terminó en el cuarto puesto, Nico Sánchez fue el capitán en el choque ante Sudáfrica por el bronce. Finalizó como el máximo goleador del torneo, con 97 puntos (20 penales, 13 conversiones, 2 drops y un try).

En su inolvidable logro, el apertura tucumano relegó de la cima de la tabla de goleadores al sudafricano Handré Pollard (93 puntos) y al australiano Bernard Foley y el neozelandés Dan Carter (ambos con 82 puntos).

“Me preguntaron varias veces, desde que empezó el Mundial, sobre los 100 partidos y siento que no tengo la misma inquietud por la cifra. No me mueve nada. El tema de los puntos, tampoco. Yo soy un agradecido de estar en este lugar. Para mí es como mi club, jugué más con esta camiseta que con ninguna otra”, graficó Sánchez para Clarín, disimulando la alegría.

La historia contemporánea lo tiene como protagonista. En 2020 fue la máxima figura en la primera victoria de Los Pumas ante Nueva Zelanda, con 25 puntos que lo convirtieron en el goleador histórico de la Selección, dejando atrás a Hugo Porta y Felipe Contepomi. Ese año fue distinguido por la Fundación Konex por mérito deportivo.

Pero no es todo pelota en la cabeza de Sánchez. El factor psicológico es fundamental, se apoya en terapia y traslada a la cancha esa preparación. La muestra estuvo en el penal fundamental ante Samoa: había que hacerlo para evitar que el rival sumara un bonus, pese a la derrota, por caer por menos de seis puntos. La imagen lo mostró concentrado y también hablando. “Este yo lo meto, este yo lo hago”, se pudo leer en sus labios. Y fue adentro.

“Trato de dedicarle mucho a la patada. Obviamente que entrenar mucho la destreza, pero pasa más que nada por la cabeza”, le dijo a ESPN. “Trato de buscar un estado mental en el que me sienta bien y no enfocarme tanto en la técnica. Trato de pensar en que alguien me está desafiando y demostrar que lo puedo hacer. Me imagino alguna situación en la que alguien me está diciendo que no lo puedo hacer, entonces trato de hablarle a esa persona y siento que de esa manera estoy en un estado mental mucho mejor”, reveló.

La carrera de Sánchez es notable. Tras el el debut en el Tucumán Lawn Tennis, llegó el turno de Union Bordeaux para la temporada 2013/14; Toulon 2014/15; Jaguares 2015/18; Stade Français 2018/22; Brive 2022/23. ¿Y ahora? “Eso lo veremos más adelante”, dice reflexivo y sin dar pistas de su próximo movimiento.

Más Noticias