viernes, 21 junio, 2024
InicioSociedadMejorar la calidad del aprendizaje se logra con más horas de clase

Mejorar la calidad del aprendizaje se logra con más horas de clase

El debate sobre la Educación en la Argentina es permanente y adquiere diferentes características de acuerdo a los tiempos. Hoy, resurge una discusión que parecía estar saldada: la obligatoriedad de la enseñanza y la privatización del sistema. Avances que nuestro país definió hace más de 145 años con la Ley 1420, que estableció la obligatoriedad de la escuela primaria, o hace más de 70 años en el caso de la gratuidad universitaria.

Es un orgullo que desde el 8 de julio de 1884 la educación primaria y, desde 2006, la secundaria, sean obligatorias. Creemos que la única forma de construir la libertad individual y colectiva es con educación.

Y la obligatoriedad pone la responsabilidad fundamental en el Estado, la familia, los docentes, las escuelas y la sociedad en su conjunto. Ese es un gran valor que tiene nuestro sistema educativo. Un buen sistema al que hay que mejorar, que garantiza que todas las y los argentinos puedan ir desde los 3 años hasta su egreso en la Universidad sin tener que pagar arancel alguno. Un derecho garantizado por nuestra Constitución y que ha determinado logros importantes.

En estos 40 años de democracia hemos tenido avances sustanciales en materia de inclusión y de cantidad de alumnos en todos los niveles. En los 80 sólo 4 de cada 10 jóvenes ingresaban al secundario y hoy más del 94%. Multiplicamos por 7 la cantidad de estudiantes en nuestras universidades y pasamos de 350 mil en 1983 a 2,5 millones en la actualidad, de los cuales el 81% va a la universidad pública.

Hoy tenemos una demanda social que conocemos que es la de mejorar la calidad del aprendizaje y modernizar los contenidos, fundamentalmente en la secundaria. Y esto se hace con más horas de clase, más días, más años y con nuestros docentes y estudiantes todos los días en la escuela.

Debemos lograr que aprendan lo que nos comprometimos que tienen que aprender y ese es el compromiso que tenemos que asumir.

Después de la pandemia hicimos un gran acuerdo nacional para que todas las chicas y los chicos que se habían desvinculado vuelvan a la escuela. Y lo logramos. Ahora tenemos que ser parte de un segundo acuerdo. Que el financiamiento educativo sea continuo y suficiente para defender la educación pública y garantizar su calidad.

Por eso planteamos aumentar del 6 al 8% del PBI la inversión en educación. Para hacer frente a los cambios que nos exige el sistema. Es un proyecto de Ley que enviamos al Congreso y esperamos que tenga el respaldo de los legisladores que quieren mas educación para el desarrollo del pueblo.

Acercar la secundaria al mundo del trabajo nos pone ante un gran desafío: configurar un sistema educativo de y para este tiempo, que genere interés en los jóvenes. Trabajo y educación son los ordenadores de la sociedad y tienen que estar en el centro de nuestras discusiones, para poder construir una sociedad más integrada, justa y federal. Es nuestro compromiso.

Más Noticias