sábado, 20 abril, 2024
InicioEconomíaInflación, dolarización y tasas: el juego de las diferencias entre Argentina y...

Inflación, dolarización y tasas: el juego de las diferencias entre Argentina y sus vecinos

En las Jornadas Monetarias y Bancarias que organiza el Banco Central coincidieron representantes de los Bancos Centrales de Perú, Uruguay y Bolivia. Cuáles son las recetas de cada uno

«Es muy díficil explicar desde afuera lo que pasa en la Argentina», le decía esta mañana un hombre del sistema financiero a un colega, después de escuchar con atención la ponencia de cuatro representantes de los bancos centrales de la región en las Jornadas Monetarias y Bancarias que organiza este miércoles el Banco Central en el Hotel Alvear Icon en Puerto Madero.

Aunque Argentina, Perú, Uruguay y Bolivia parten, si se quiere, de un escenario con múltiples coincidencias: hiperinflación a finales de los 80, debilidad de la moneda, dolarización de parte de su economía, las recetas para hacer frente a esos escenarios parece muy distinta. Mientras los vecinos parecen haber ordenado la mayoría de esos desafíos, Argentina aparece fuera de escala.

Luego de la presentación formal de presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, fue el turno de los economistas jefes de estos cuatro países de presentar los casos y las aplicaciones de la política monetaria para ordenar la macro. En primer lugar, Adrián Armas del Banco Central de Reserva del Perú, dio la receta de su país para controlar la inflación, la más baja de la región y soportar los «vientos de frente» internacionales.

El caso de Perú es paradigmático: desde que empezó el siglo, la inflación en ese país promedia el 3% anual. «Perú fue el primer país de la región en abandonar el tipo de cambio fijo», explicó Armas. En 2002, el país adoptó un esquema de metas de inflación y un año más tarde un esquema de metas de tasas de interés. «Esto le ha servido bien al país para aumentar credibilidad de la política monetaria y anclar las expectativas de inflación», añadió.

El rango de las metas de inflación de Perú está puesto entre el 1% anual y el 3% anual. Aviar reconoció que este año. a datos de mayo, la inflación está por encima de este objetivo, al ser del 7,89%, casi el mismo nivel que acumuló el IPC argentino en un solo mes en junio último. Armas afirmó a que esto se debe a razones extraordinarias, como el impacto de la gripe aviar.

Por su parte, Gerardo Licandro, gerente de Asesoría Económica del Banco Central del Uruguay, explicó cuál fue la receta para bajar la deuda pública y reducir la dolarización. Algo que parece haber dado resultado a los ojos de los inversores internacionales.Uruguay ostenta el riesgo país más bajo de la región, de apenas 122 puntos.

Licandro destacó que Uruguay y Argentina comparten algunos de sus problemas más troncales, aunque destacó: «Uruguay tiene la economía más dolarizada de América Latina» y reconoció «Hay muchas razones por las cuales la dolarización es un problema». En ese sentido, remarcó el esfuerzo que hizo el país vecino para reducir el nivel de deuda pública, sobre todo en moneda extranjera.

Además, remarcó que la economía uruguaya abandonó el tipo de cambio fijo, para pasarse a un esquema flotante. Y que, sin embargo, el Banco Central uruguayo dejó de intervenir en el mercado de cambios en los últimos dos años, para «aumentar la credibilidad de su política monetaria». Al mismo tiempo, desde el 2008 el país trabajó en potenciar la independencia de la autoridad monetaria.

Pese a los cambios, el país que ostenta un 8% de inflación anual, aún lucha por mantener estables los precios.» Uruguay todavía tiene un estado dentro del 20% de países con inflación más alta que el mundo, o sea, el 8% de inflación, pero es de los más altos del mundo y por lo cual a partir del año 2020 hay un cambio en la política monetaria», señaló

El caso de Bolivia, expuesto por Rolando Sergio Colque Soldado, asesor principal del Banco Central de Bolivia (BCB), muestra el camino contrario del que , según algunos candidatos, podría tomar la Argentina. El país estaba dolarizado al 100% en la década de 1990, pero con la llegada del nuevo siglo la ecuación se invirtió y actualmente el 87% de los créditos son en moneda local. «Hemos construido una moneda fuerte», afirmó.

Más Noticias