Una liga que tiene a los grandes lejos de los primeros puestos

Racing tenía que ganarle al recién ascendido Barracas Central para acercarse a la cima del torneo. Era un resultado esperable, pero como sucedió tantas veces en esta Liga Profesional, lo esperable no se concretó: empató cero a cero y la cara de su técnico, Fernando Gago, fue bastante elocuente: había vivido una nueva frustración.  …

una-liga-que-tiene-a-los-grandes-lejos-de-los-primeros-puestos

Racing tenía que ganarle al recién ascendido Barracas Central para acercarse a la cima del torneo. Era un resultado esperable, pero como sucedió tantas veces en esta Liga Profesional, lo esperable no se concretó: empató cero a cero y la cara de su técnico, Fernando Gago, fue bastante elocuente: había vivido una nueva frustración.  

En este torneo, la historia de los equipos grandes choca de frente contra una realidad en la que no se saben asentar. Lejos en el juego y en los puntos, quienes animan la Liga no forman parte de la vidriera de los paneles televisivos o los medios de comunicación en general.

Para quienes pronostican que es cuestión de tiempo para que se desplomen, hay un argumento a considerar: van 12 fechas, casi la mitad del torneo.    

Racing es el que está más cerca de la cima, pero sigue lejos: el líder Atlético Tucumán le lleva cinco puntos y el escolta Gimnasia, cuatro. Le será difícil acercarse si sigue a este ritmo: de los últimos cinco partidos, empató cuatro y apenas ganó uno.

A mayor distancia que Racing está San Lorenzo, golpeado hace tiempo por su crisis institucional y económica, aunque algo aliviado en lo deportivo desde que asumió en el banco Rubén Darío Insúa. El Ciclón hace un año que no logra ganar dos partidos consecutivos. Hoy, ante Estudiantes en el Bajo Flores, tendrá la posibilidad de cortar esa racha y acercarse a seis de la punta del torneo. ¿Lo hará?

River y Boca acaso son el ejemplo más paradigmático de esta oscilación permanente de los grandes en el torneo. De acuerdo a la estadística que exhiben, cuando ganan un partido posiblemente empaten o pierdan el siguiente. Boca ya perdió seis partidos en 12 fechas (al cierre de esta edición se enfrentaba a Platense), mientras que River acumula cuatro derrotas. Lo más grave es que como locales tampoco logran hacer pie: el equipo de Gallardo perdió dos veces en el Monumental (contra Sarmiento y Godoy Cruz); el de Hugo Ibarra, cayó también en dos oportunidades en la Bombonera (ante Unión y Banfield). 

El caos político y económico en Independiente se traslada, de manera inexorable, a cada presentación del equipo ahora dirigido por Julio César Falcioni, luego de la renuncia de Eduardo Domínguez. El plantel del Rojo tuvo bajas sensibles como las de Domingo Blanco, que se sumó a las que ya había sufrido el torneo pasado con Silvio Romero, Alan Velasco o Fabricio Bustos. También, vale remarcarlo, contó con refuerzos de jerarquía como Facundo Ferreyra, Gabriel Hachen o Iván Marcone. Habrá que esperar hasta que amalgamen con un equipo atrapado en un turbulento clima interno. El tiempo es justamente lo que no sobra. Aunque todavía quede toda la segunda parte de la Liga.

También te puede interesar