Aguinaldo: Cómo proteger el medio sueldo anual complementario de la inflación

En un 2022 que se ha caracterizado por la elevada inflación en las economías de todo el mundo, Argentina ha registrado un aumento contundente.  El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de mayo se ubicó en un 5,1%. En términos interanuales, la suba de precios en la economía argentina se estableció en un 60,7%. A su vez,…

aguinaldo:-como-proteger-el-medio-sueldo-anual-complementario-de-la-inflacion

En un 2022 que se ha caracterizado por la elevada inflación en las economías de todo el mundo, Argentina ha registrado un aumento contundente.  El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de mayo se ubicó en un 5,1%. En términos interanuales, la suba de precios en la economía argentina se estableció en un 60,7%. A su vez, el dato también confirmó que la economía del país ya lleva 12 meses consecutivos con una inflación interanual por encima del 50%.

Uno de los factores que más incidió en los últimos meses fue el contundente impulso de las materias primas, que se produjo luego del inicio del conflicto bélico entre Ucrania y Rusia, que disparó tanto el precio de la energía, como también el de los alimentos. Bajo este panorama, durante los primeros cinco meses del año la inflación acumulada ya es del 29,3%.

¿Qué esperar para los próximos meses?

A pesar de que se puede decir que este suceso ya ha sido completamente descontado, lo cierto es que, aún quedan por delante otros factores que nos hacen considerar que la inflación podría continuar en estos niveles por mucho más tiempo.

El atraso en tarifas y subsidios del transporte ha causado que los precios regulados estén considerablemente por debajo del índice general, generando una fuerte presión para las cuentas fiscales. Es por esto que, a medida que se pacten aumentos a raíz del acuerdo con el FMI; seguramente generará un impacto sobre un índice de inflación que ya está muy elevado.

Segmentación de tarifas de luz y gas: ¿Cómo se determina quiénes quedan sin subsidios?

A su vez, se espera que las tarifas de electricidad aumenten en promedio un 17%, mientras que las de gas aumenten en promedio un 20%. Bajo este escenario, y teniendo en cuenta el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publicó el Banco Central, se pronostica que la inflación va a ser de un 72,6% en el 2022, dato que representa un aumento de 7,5 pp respecto al último Relevamiento publicado el mes anterior.

¿Qué pasó recientemente con los bonos CER?

Antes de continuar con las alternativas de inversión para protegerse de la suba de precios en la economía argentina, es importante comentar qué fue lo que pasó en las últimas jornadas con el principal instrumento de renta fija que sirve como cobertura contra la inflación, los bonos CER.

Durante la semana pasada, estos activos tuvieron una caída histórica en su cotización, cortando así las ganancias de los últimos meses y generando dudas sobre el futuro de la deuda nacional en pesos. Este escenario de caídas es muy distinto a lo que se venía observando en el último año y medio, donde los activos ajustados por CER venían con gran demanda y con buenos rendimientos en dólares, superando al Índice Merval y los bonos soberanos hard-dollar.

Martín Guzmán llama a un canje de bonos en pesos este miércoles para refinanciar vencimientos

Si bien existieron diferentes rumores para justificar la caída, lo cierto es que, en el centro del movimiento se encuentra la preocupación sobre el futuro de la financiación del gobierno nacional en el próximo año y medio.

En base a las cotizaciones y rendimientos de los distintos instrumentos CER, se observaba que el mercado asignaba una cierta probabilidad de una futura reestructuración de la deuda para el 2024, pero no consideraba ese riesgo para aquellos instrumentos que vencían en el 2022 y 2023.

Sin embargo, es importante aclarar que, desde 2019, la deuda en pesos indexada por CER ha pasado de representar el 27,3% a un 61,2%, con el 69,8% de la deuda bruta venciendo en 2022 y en 2023, según lo reportado por el Ministerio de Economía. Con este panorama, y las tasas de refinanciamiento de deuda bajando respecto a enero de este año, el mercado se adelantó ante una eventual reestructuración.

A pesar de la incertidumbre que hemos visto en el mercado en las últimas sesiones, en nuestro escenario base, no consideramos que existe un problema de deuda para los próximos doce meses y existe la posibilidad de que el mercado haya tenido una sobrerreacción en el tramo corto de la curva CER presentando oportunidades para inversores que puedan mantener los instrumentos al vencimiento.

Observando los vencimientos de deuda que quedan a futuro, tenemos un segundo semestre menos cargado que el primero en términos de vencimientos, especialmente los próximos meses, con el único gran vencimiento siendo el T2X2, en septiembre de 2022. Otro justificativo para tomar posición en bonos CER refiere a la dinámica de inflación futura. Con doce meses con la inflación interanual por encima del 50% el escenario no parecería mejorar si nos basamos en lo reportado en el último REM del Banco Central.

¿En qué conviene invertir para protegerse de la suba de precios?

Ante este escenario desafiante, creemos que una de las mejores opciones para los tenedores de bonos o instrumentos de corto plazo, que tengan vencimiento en el año 2022 o 2023, es no realizar cambios de carteras.

En segundo lugar, para tenedores de bonos o instrumentos de mediano a largo plazo, es decir, posterior al 2024, creemos que sería ideal rotar parte de la cartera a instrumentos de menor plazo. Teniendo en cuenta todas las variables que influyen en el dato de la inflación, en los próximos meses, consideramos que el escenario no mejoraría significativamente y podría aumentar las dudas sobre el tratamiento de la deuda posterior al 2023.

El problema de Argentina no son las importaciones, porque son bajas en términos de PBI

Por último, pensando en aquellos inversores que no estén posicionados en estos instrumentos y se pregunten si es un punto de entrada hay que considerar algunos aspectos. En primer lugar, los precios actuales han hecho que los rendimientos de los instrumentos CER sean los más altos en los últimos dos años. En segundo lugar, con niveles altos de inflación como los actuales y los proyectados los rendimientos superan a otros instrumentos en pesos.

No obstante, también hay que considerar que, a medida que nos acerquemos al año 2023, la percepción del mercado sobre los riesgos de estos bonos puede aumentar, afectando las cotizaciones para aquellos inversores que no lo mantengan al vencimiento.

En este sentido, y considerando las proyecciones de inflación del REM, una buena opción son los bonos más líquidos y de menor vencimiento, pero con buenos retornos. En este grupo, se encontraría las letras X16G2, que vence en un plazo aproximado de 60 días, y la X20E3, que vence en unos siete meses. A su vez, también sería una buena alternativa el TX23, pensando en una inversión al vencimiento, dentro de unos nueve meses.

* Head of Research de IOL invertironline / MCP

También te puede interesar