Teatro Colón: Jorge Telerman anunció su nuevo equipo

“Voy a poner énfasis en dos cosas: por un lado, en no darme gustos personales. Si hay algo que guía mi cuaderno de bitácoras es la frase ‘A ti no te está permitido’. Ni gustos personales, ni amigos personales. Una temporada será más tradicional, otras más innovadoras, pero la búsqueda será la excelencia, la sinceridad,…

teatro-colon:-jorge-telerman-anuncio-su-nuevo-equipo

“Voy a poner énfasis en dos cosas: por un lado, en no darme gustos personales. Si hay algo que guía mi cuaderno de bitácoras es la frase ‘A ti no te está permitido’. Ni gustos personales, ni amigos personales. Una temporada será más tradicional, otras más innovadoras, pero la búsqueda será la excelencia, la sinceridad, la coherencia y la novedad”, dijo Jorge Telerman a Clarín.

Fue antes de presentar públicamente los lineamientos conceptuales que guiarán su gestión y el nuevo equipo que lo acompañará en el Teatro Colón. Si bien la dirección general asumirá las responsabilidades artísticas, Telerman confirmó que armó una especie de mesa curatorial, con personas del teatro, de la Argentina y del mundo, quienes tendrán funciones específicas.

El reconocido director británico Jan Betrand Latham-Koening asumirá como director musical. “No solamente será el director musical -puntualizó Telerman-, dirigirá varios de los títulos que presentaremos el año que viene. Participará de manera muy activa en la definición de temporadas, repertorios y elencos. Pocas personas tienen la experiencia y el reconocimiento mundial que tiene Latham-Koening”.

Jorge Telerman durante su discurso en el Salón Dorado.

El director británico vino especialmente a Buenos Aires para cerrar el acuerdo. Mario Galizzi continuará al frente del ballet. Arturo Diemecke deja finalmente sus funciones, Pablo Maritano asumirá como director de programación y producción, “alguien con quien ya he tiendo la oportunidad de trabajar. Para la mayoría del sector, es uno de los jóvenes más talentosos y de mayor despliegue. Y con una cabeza que, quien no lo conoce en esta faceta, lo irá descubriendo”, aseguró el funcionario.

Augusto Techera continuará en la coordinación de producción, bajo el ala de Maritano, y se sumará Daniela Cerchiaro, del riñón de Telerman, con una vasta experiencia en producción aquí y en el mundo.

La dirección de estudios estará a cargo de Marcelo Ayub. Diana Theocharidis deja el Teatro de la Ribera para asumir la dirección del CETC.

El director Jan Betrand Latham Koening.

“Cuestiones de ordenamiento”

“Los programas más importantes a los que les vamos a poner energía, pero también entusiasmo -puntualizó Telerman-, es lo que he identificado como cuestiones de ordenamiento. Y una de las cuestiones más importantes es la patrimonial: tangible e intangible. Convoqué a dos grandes, cada uno en los suyo: Teresa de Anchorena, para defender el patrimonio material. La otra persona es Diego Fischerman, con quien vamos a revisar una tarea de identificación, ordenamiento, digitalización y recuperación de todo el acervo sonoro y audiovisual”.

-¿Sólo ordenamiento o también circulación?

-El fin será ponerlo en circulación. Hay que recuperar muchas cosas que andan por el mundo. Además, con intención de cuidado, que es nuestra obligación, pero también de circulación y difusión.

Pablo Maritano asumirá como director de programación y producción.

-El archivo de la biblioteca había quedado en un container desde el Master Plan. ¿Está identificado?

-Sí, está identificado. Aprovecharemos también para darle una vuelta de tuerca a la idea del archivo. Es un archivo de cuidado y difusión. Creemos que la marca “Colón” es una marca sumamente atractiva, interesante, que ayuda en todo sentido. El Teatro Colón no sólo cumple su función para sí mismo, sino como uno de los dispositivos que le queda en pie a la Argentina para hablar de su excelencia.

-¿La idea sería tomar su historia para proyectar mejor y con más fuerza la institución?

-Sí, desde esa perspectiva es que quiero reorganizar el área de patrimonio. Un patrimonio vivo. Por supuesto que cuidaremos los telones guardados, las barandas, todo eso. Nadie mejor que Teresa Anchorena para hacerlo, pero lo que hay que entender es que el Colón recibe una herencia de un patrimonio vivo. Es completamente distinto al resto de las artes.

Nuestro patrimonio canta, suena y baila. Y necesita lugares para cantar, sonar y bailar. No para estar quieto. Eso es administrar el patrimonio de las artes vivas. Hay un potencial enorme. Me interesa una proyección no sólo del Colón, sino de nuestra cultura, nuestra ciudad y nuestro país.

La dirección de estudios estará a cargo de Marcelo Ayub.

-¿La dirección ejecutiva continuará a cargo de Martín Boschet?

-Las tres áreas administrativas: la parte ejecutiva, la técnico-administrativa y la de Recursos humanos continúan a cargo de Boschet, Sergio Di Fonzo y Elisabeth Sarmiento.

-¿Reorganizó el área ejecutiva y puso en coordinación las tres?

-Sí, claro.

Diana Theocharidis deja el Teatro de la Ribera para asumir la dirección del CETC.

-En la entrevista anterior contó que llevaba una bitácora para registrar la visión que quiere darle del Teatro y su conexión con la sociedad. ¿La sigue completando? ¿Cambió algunos lineamientos?

-El cuaderno de bitácora se está confeccionando en relación, por un lado, al análisis que habíamos visto, que no difiere mucho de lo que fuimos encontrando. En esta etapa el Teatro buscará una organización que haga fluidos los procedimientos internos. Como Norte tenemos la idea de fortalecer la producción de nuestros propios artistas, simultáneamente mantener ese espacio en el diálogo con la cultura y con el mundo, y acercar nuevos públicos. Otro punto importante del cuaderno: ¿a cuántas cosas le podemos poner “sello Colón? A una editorial, una Plaza Vaticana y un Festival de música barroca.

-¿Quién va a dirigir el festival?

-Le pedí a Verónica Cangemi que diseñe el festival de música barroca. Se complementa con un proyecto muy lindo y ambicioso, Ópera en camino. Se trata de llevar el Colón a todo el país, con colaboración muy importante de la provincia de Mendoza. Tendrá una estructura itinerante de alta tecnología y gran despliegue.

-¿Y en el plano internacional?

-El Proyecto País. Además de la doble temporada, vamos a tener un país invitado en cada temporada. Empezaremos, como no podría ser de otra manera, por Italia. Por la importante que tiene en estas artes y por los vínculos históricos.

-¿Empezó a trabajar en la temporada próxima?

-En noviembre vamos a presentar las temporadas 2023 y 2024. Uno de los puntos que requiere un cuaderno de bitácora es adónde querés llegar. Hay que fortalecer el criterio de mediano y largo plazo en el Teatro. Me parece muy apropiado que hagamos una presentación de una temporada que mire más allá de lo inmediato.

La presentación de Jorge Telerman en el Salón Dorado.

No solamente vamos a comisionar ópera -con eso ya avanzamos, no puedo decir todavía con quién- música sinfónica y obra coreográfica. Si hay algo que identificamos es que hay que ponerle más energía a un teatro público. Y un teatro público no tiene solamente una misión de la excelencia, sino ayudar a constituir comunidad. Es algo que está lamentablemente bastante debilitado en estos días.

Tenemos que constituir comunidad. El Teatro Colón tiene unas posibilidades fabulosas de hacerlo, como pocos: su masividad, su diversidad, esa posibilidad de estar al tanto de las novedades, pero también de las tradiciones.

-¿El Instituto Superior de Arte tendrá cambios?

-Continuará Marcelo Birman, pero con nuevas responsabilidades. Nuestra escuela ópera de cámara va a estar mucho más vinculada con el ISA. Además, hay un proyecto presentado para que vuelva a funcionar dentro del Teatro. Si hay un legado que quiero dejar es que el ISA vuelva al teatro.

-¿El “Ciclo Colón Contemporáneo” continuará?

-No solamente continúa, se integrará más aún. Bauer seguirá asesorando en esa área.

-¿Sigue avanzando con el tema de las jubilaciones para el cuerpo del Ballet estable?

-Sigo avanzando con todo. Con la administración y lo artístico: en 2026 se cumplirán 100 años del Teatro Colón que yo siento que dirijo. En 1926 empezó a funcionar como teatro con cuerpos estables. No dirijo el Colón de 1908, donde traíamos las compañías de Italia. Ser productor trae aparejadas consecuencias completamente distintas e infinitamente mejores. Cuando sos productor, tenés la obligación de tener una política cultural. Yo le quiero hablar al Colón productor de arte, con cuerpos estables, con 1.200 personas.

POS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA