La historia del destripador de Gainesville que inspiró a “Scream”, la película que cambió al terror

La nueva secuela del film de Wes Craven volvió a poner en primer plano la trama que fue un éxito en Hollywood hace 25 años.Fecha de publicación: 16 de enero 2022, 06:00hsGhostface, el villano de Scream. (Foto: Dimension Films)Cuando se paró del sillón donde estaba sentado en el living de su casa, el guionista de…

la-historia-del-destripador-de-gainesville-que-inspiro-a-“scream”,-la-pelicula-que-cambio-al-terror

La nueva secuela del film de Wes Craven volvió a poner en primer plano la trama que fue un éxito en Hollywood hace 25 años.

Ghostface, el villano de Scream. (Foto: Dimension Films)

Cuando se paró del sillón donde estaba sentado en el living de su casa, el guionista de Scream, Kevin Williamson, sintió un escalofrío. Hacía segundos había visto en la televisión un programa sobre un asesino serial que destripó a varios estudiantes y pensó que, como a esos chicos, a él también le podía pasar: la ventana estaba abierta y sabía que la había dejado cerrada.

El escritor, entonces, creyó que estaba viviendo su propia película de terror. Con el correr de los días, esa sensación desagradable en su cuerpo la transformó en una realidad e hizo un guion que no solo cambió su vida, sino que junto con el director Wes Craven, modificó las reglas del género del horror para siempre.

Leé también: El origen de Freddy Krueger: el perturbador caso real del nene que murió tras una pesadilla y por qué una pizza sirvió de inspiración

Además de haber sido una película innovadora, la trama original de Scream está basada libremente en lo que Williamson vio aquella noche y le sirvió de inspiración: la historia del Danny Rolling, conocido como el destripador de Gainesville.

De qué se trata “Scream”

El argumento de Scream trata acerca de la vida de Sidney Prescott, una joven que sufre por la perdida de su mamá. Angustiada y todavía sensible por esa ausencia, la chica se entera en la secundaria de la ciudad de Woodsboro que una compañera fue acuchillada junto a su novio: la mataron igual que a su madre un año antes.

Una de las escenas en las que se resuelve la trama de “Scream”. (Foto: Dimension Films)

A partir de ahí, el asesino, que usa una máscara de fantasma y una túnica negra, buscará matar a Sidney y a sus amigos con una particularidad: en cada persecución hay un llamado en el que deben responder preguntas sobre películas de terror. Si responden mal, son acuchillados.

El argumento de Scream, en esencia, no es novedoso. Se trata de un clásico slasher al estilo Halloween y Viernes 13 en el que un criminal persigue a su presa a lo largo de toda la película para atraparla.

Lo que sí fue diferente, esta vez, fue el “cómo”: las referencias al cine, la comedia, el giro del guion, la vinculación entre los personajes y lo atrapante, hasta el final, de su resolución. Por eso sacó diferencia.

El éxito y el cambio de eje en el terror que generó “Scream”

En una entrevista con EW, el guionista contó que tomó la decisión de cambiar las reglas porque había un desgaste en el tipo de argumentos que venían teniendo los films de horror a mitad de los ‘90.

Sentí que las películas de terror estaban muertas, y estaba muy triste por eso. El género se había encallado, como pasa cada cierto tiempo. Pensé que si un asesino en realidad estaba usando los clichés de una película de terror, tal vez eso lo daría la vuelta”, dijo.

Una de las escenas finales de “Scream”. (Foto: Dimension Films)

Williamson tenía razón. Expuso como nadie a las normas del terror, jugó con la suerte de los personajes, quién puede morir, sobrevivir, ser imprescindible; quién puede ser el asesino, el héroe, la heroína o la scream queen. Al mezclar todo con ingenio y sarcasmo, la fórmula dio sus frutos.

Scream tuvo un paso, durante el primer fin de semana de estreno en diciembre de 1996, que no fue positivo: 6 millones de dólares. El éxito vino con el correr de los días. Cada uno que salía del cine recomendaba boca en boca que fueran a verla.

De esta forma, el paso por la taquilla, en suma, terminó siendo arrasador. Con un presupuesto de 15 millones de dólares, la película dirigida por Wes Craven tuvo una recaudación a nivel mundial de 173 millones de dólares. Para el género del terror, cifras descomunales.

Así fue el rodaje de “Scream” y la llegada de sus protagonistas

Una de las claves de Scream, además del humor y la sátira del terror, es el engaño. Uno nunca sabe para dónde va. Eso es algo que diseñaron con maestría tanto Williams como Craven. Empezando por una de las actrices que aparece al comienzo, Drew Barrymore.

Drew Barrymore, en la primera escena de Scream. (Foto: Dimension Films)

Figura de ET, Barrymore solo se ve durante los diez minutos iniciales antes de ser acuchillada por Ghostface. Williamson contó en una charla que tuvo con el podcast The Big Picture que la idea es una referencia a la protagonista de Psicosis.

“Todo el primer acto (de Psicosis) es Janet Leigh, y luego la matan y decís, ‘¿a dónde va esta película?’. No tenía ni idea. Yo quería eso. Quería ese mismo sentimiento”, lanzó.

La actriz, por su parte, se entusiasmó. Al principio le habían ofrecido interpretar a Sidney Prescott, papel que recayó finalmente en Neve Cambpell. Pero llamó a Craven y le dijo que no: quería morir en la primera escena.

Un fotograma de la película “Scream” que protagoniza Neve Campbell. (Foto: Dimension Films)

“Leí el guion una noche en mi casa y dije, ‘Dios mío, no hubo nada así en mucho tiempo’”, comentó, en un reportaje con EW, en 2011.

La llegada de Courteney Cox, la otra gran estrella que aparecía en pantalla, también tuvo que ver con un cambio de eje. Conocida por su papel de Monica en Friends, la actriz buscaba ser totalmente diferente en la pantalla y por eso consiguió el papel de la cronista Gale Weathers. “Quería demostrar que podía ser una perra”, comentó a The Ringer.

Cuál es el origen de la máscara de “Scream”

Además de los demás actores que trabajaron, Skeet Ulrich, David Arquette, Rose McGowan y Jamie Kennedy, hay otro integrante importante de Scream que fue clave: Ghostface.

La máscara que usa el asesino pertenece a la serie de disfraces “Fantastic Faces” que diseñó para Halloween entre 1991 y 1992 la empresa Fun World. Parece haber sido inspirada por la obra El Grito de Edvard Munch.

La máscara inspirada en la obra “El Grito” de Edvard Munch. (Foto: Dimension Films/IMDB)

Fue la productora Marianne Maddalena quien la descubrió cuando buscaba locaciones para la película y se la llevó al director.

Detrás de esa máscara, a su vez, había alguien que hablaba. Roger Jackson fue el hombre que encarnó a “La Voz” del asesino. A Craven le pareció mejor para la película que nadie del elenco lo conociera en persona para provocar más sorpresa en las reacciones de los actores cuando lo escucharan.

Wes Craven fue una figura paterna para el elenco de “Scream”

El rodaje se filmó en armonía, profesionalismo y unido por una persona: Wes Craven. El director había sido uno de los notables realizadores del género del terror a fines de los ‘70, con The Hills Have Eyes, y a comienzos de los ‘80, con la saga de Freddy Krueger, que arranca con Pesadilla en lo profundo de la noche.

Todos veían a Craven como un símbolo al que tenían que seguir para que las cosas salieran bien. Era un líder positivo. “Wes se convirtió en esta figura paterna para todos nosotros”, comentó Matthew Lillard, que encarnó a Stu Matcher.

Wes Craven murió en 2015.

Esa misma sensación sintió Neve Campbell, que fue la gran protagonista de la historia. “Era alto y delgado, como una gacela. Flotaba cuando caminaba. Era muy extraño, pausado y lento. No es lo que esperarías de alguien con una mente tan retorcida como la suya”, comentó la actriz, en The Big Picture.

Craven logró unir a cada integrante y sobrellevaron algunas escenas difíciles de rodar por la continuidad y la perfección que buscaba.

La de la fiesta del final es un ejemplo de lo complicado de la producción: la realizaron durante 21 días ininterrumpidos. Fue tan desgastante que, al terminar, el equipo técnico hizo remeras con la frase “sobreviví a la escena 118″.

Quién fue el asesino serial que inspiró a “Scream” y cómo mató a sus víctimas

La historia que vio Williamson la noche en la que tuvo la primera inspiración para Scream es cruda. Se trata de los crímenes de Danny Rolling, conocido como el destripador de Gainesville.

En la última semana de agosto de 1990, Rolling mató, mutiló y descuartizó en sus departamentos, en días diferentes, a cuatro mujeres y un hombre, todos jóvenes: Sonja Larson, Christine Powell, Tracy Paules, Christa Hoyt y Manny Toboada.

Danny Rolling, durante el juicio. (Foto: AP)

En cada uno de los crímenes, usó un cuchillo y fue muy violento: a una de las víctimas le cortó la cabeza y le rebanó los pezones. La brutalidad generó impacto en la prensa de ese momento y provocó el temor en la población.

Durante los primeros días, la policía estaba desconcertada. “Dormimos con cuchillos por la noche”, le contó un joven a un cronista de AP, según sintetiza el medio Complex. Todas las víctimas eran parte de la comunidad de estudiantes que iba a la Universidad de Florida y que vivían fuera del campus.

Cómo atraparon a Danny Rolling, el destripador de Gainesville

En esos meses, todo el mundo era sospechoso de los asesinatos. Llegaron a detener a un joven de 18 años, vinculado a una de las víctimas, 48 horas después del crimen. Pero no. El asesino no era ese.

Danny Rolling, el asesino que inspiró a “Scream”. (Foto: AP)

Las agencias gubernamentales empezaron a trabajar en conjunto, hicieron cientos de entrevistas, analizaron miles de pruebas, muestras de ADN y una infinidad de llamadas telefónicas donde decían que conocían al autor de los crímenes. Nadie daba en el blanco.

El verdadero criminal estaba descontrolado. Danny Rolling había sido arrestado una semana después de las muertes por otro delito, el robo en un supermercado de Ocala. Nadie supo, hasta meses después, que él era la persona que buscaban por los asesinatos de Gainesville.

Las víctimas de Danny Rolling. (Foto: archivo)

Cuando un oficial vinculó un doble crimen cometido en 1989 con la forma en la que fueron mutilados los jóvenes estudiantes, los oficiales se dieron cuenta de que, entre rejas, ya lo habían atrapado.

Danny Rolling confesó en el mismo momento en el que lo imputaron. Para intentar zafar de la pena de muerte, su psiquiatra testificó que cuando su paciente mutiló a sus víctimas “creía que era Geminis, el ser diabólico de la película El exorcista III”.

En noviembre de 1991 fue acusado de asesinato y en 1994 lo condenaron a muerte. “Siento que cualquier cosa que tenga que decir en este momento se ve ensombrecida por el sufrimiento que causé. Lamento con todo mi corazón lo que hicieron mis manos”, le dijo al juez, el día de la sentencia.

Un mural que recuerda a las víctimas de Danny Rolling. (Foto: E!)

Leé también: “Fitzcarraldo”, el rodaje más infernal del cine: desde el técnico que se amputó el pie con una motosierra al barco que instalaron en medio de la jungla

Rolling fue diagnosticado con un trastorno antisocial de la personalidad y murió, tras recibir la inyección letal en 2006. Su estela criminal se transformó en una saga de ficción que sigue dando frutos.