La agenda de Cristina, la única razón que mueve la pelea del Gobierno con la Corte Suprema

La Justicia tiene decenas de problemas graves. Una abrumadora cantidad de personas pasan años en cárceles espantosas sin haber sido condenados. Causas e investigaciones sobre cuestiones centrales para el país acumulan décadas sin resolverse, enredadas en una trama de desidia y vericuetos procesales. La desigualdad social y económica que existe en la sociedad se reproduce…

la-agenda-de-cristina,-la-unica-razon-que-mueve-la-pelea-del-gobierno-con-la-corte-suprema

La Justicia tiene decenas de problemas graves. Una abrumadora cantidad de personas pasan años en cárceles espantosas sin haber sido condenados. Causas e investigaciones sobre cuestiones centrales para el país acumulan décadas sin resolverse, enredadas en una trama de desidia y vericuetos procesales. La desigualdad social y económica que existe en la sociedad se reproduce en cada tribunal cuando ciudadanos sin recursos se topan con procedimientos, actitudes e incluso sentencias malescritas en una jerga excluyente que dejan bien claro que la Justicia no es para todos. Con algunas excepciones irrelevantes en términos estadísticos, jueces, fiscales y otros funcionarios del Poder Judicial disfrutan del privilegio único de percibir sus haberes exentos del impuesto a las Ganancias, un beneficio que ellos mismos protegen desde hace años con resoluciones que los involucran. Todas esas cuestiones, y muchas otras, existen y desde hace años afectan a millones de ciudadanos.

Sin embargo, ninguna de ellas explica el renovado ataque del Gobierno nacional a la Corte Suprema de Justicia. Ese tribunal se convirtió, en lo que va de la administración del Frente de Todos, en la única instancia impenetrable para la influencia de Cristina Kirchner. Lo dijo en la semana el propio presidente de la Nación: “La Corte Suprema jamás trató una queja de las 14 que Cristina presentó, jamás“, explicó en una entrevista Alberto Fernández, En contraste, la vicepresidenta y algunos de los funcionarios que la acompañaron en los años en que fue presidenta -además de otros empresarios de su entorno- fueron beneficiados por resoluciones de tribunales de otras instancias, que la eximieron de dar explicaciones incluso en expedientes que ya estaban en trámite de juicio oral porque diversos pasos anteriores habían considerado que la evidencia era suficiente para llegar hasta la última etapa.

Esa referencia puntual del Presidente a los recursos presentados por Cristina fue la que más llamó la atención entre los miembros de la Corte. “Acá cada tanto recibimos mensajes de políticos oficialistas pero ni siquiera los kirchneristas más duros o más cercanos a Cristina son tan específicos. Incluso ellos se cuidan mucho de ser elípticos cuando hacen consultas o cuando tratan de sondear algún voto. Jamás escuché una referencia tan directa a expedientes en materia penal como son los recursos de Cristina y no recuerdo que ningún Presidente haya dicho algo así”, confiesa un funcionario que trabaja desde hace años con uno de los jueces del tribunal.

Incluso, esa frase de Alberto Fernández puede ser leída como una respuesta a lo que dijo el presidente de la Corte en una entrevista con Clarín hace pocos días. “Nosotros escuchamos al ministro con mucho respeto y atención. Hizo las manifestaciones que hizo y después las hizo públicas. Pero no nos hizo ninguna referencia a ningún expediente en particular porque en ese caso nosotros hubiéramos tenido que invitarlo a que se retirarse inmediatamente“, dijo Rosatti el 1 de enero, en referencia a la reunión que los jueces habían mantenido pocos días antes con el ministro de Justicia, Martín Soria. Bueno, ahora fue el Presidente el que hizo referencia a esos expedientes.

Paradójicamente, según indica la experiencia reciente, los ataques a la Corte terminan generando solidaridades entre los jueces que no existían antes de esa declaración. Aunque los cuatro miembros que tiene hoy la Corte no hablaron del tema, la preocupación y el asombro circuló por el Palacio de Tribunales. No hubo diálogo entre los jueces sobre las declaraciones del Presidente, entre otras cosas, porque el tribunal está en período de feria. En las últimas dos semanas estuvo de guardia Rosatti, quien se dedicó, básicamente, a analizar -y rechazar- una decena de recursos ante la Corte de personas que se oponían a la implementación del pase sanitario por el COVID.

La primera reunión del año de la Corte ocurrirá en la primera semana de febrero, pocos días después de la marcha contra el tribunal convocada por dirigentes kirchneristas -algunos de ellos, como Luis D’Elía o Milagro Sala- con condenas ratificadas por esta misma Corte.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA