“En Edesur estamos apagando incendios, necesitamos estabilidad para poder planificar”

“Un marco regulatorio claro y estable” responde Claudio Cunha -el brasileño que tiene Edesur a cargo- como una posible solución frente a los cortes de luz, que complicaron a los hogares bajo la concesión de esa firma durante las últimas tres semanas.  Cunha es Country Manager de Enel en Argentina, la compañía que controla Edesur. La incertidumbre tarifaria…

“en-edesur-estamos-apagando-incendios,-necesitamos-estabilidad-para-poder-planificar”

“Un marco regulatorio claro y estable” responde Claudio Cunha -el brasileño que tiene Edesur a cargo- como una posible solución frente a los cortes de luz, que complicaron a los hogares bajo la concesión de esa firma durante las últimas tres semanas.  Cunha es Country Manager de Enel en Argentina, la compañía que controla Edesur. La incertidumbre tarifaria -”no hay una regla definida, la que sea, sobre si las tarifas siguen la inflación, el nivel salarial, el Indec o alguna fórmula matemática que no sea una decisión política”– es otra de sus definiciones.

– ¿Por qué hay tantos cortes?

– Tenemos un problema sistémico, que no es sólo de las empresas de distribución. La empresa de distribución es la cara visible, porque es la que está en tu casa, a quien uno tiene que llamar, pero en una cadena mucho más compleja. Entre jueves y viernes, estuvimos importando 1500 megavatios de Brasil porque necesitamos esa generación para atender la demanda. También es el momento de armar un marco regulatorio nuevo.

– ¿Qué es lo que no funciona ahora?

​- De los últimos 20 años, 18 años hemos trabajado en régimen de urgencia. Si no cambiamos esa realidad y trabajamos en reconstruir algo planificado hacia adelante, estaremos siempre apagando incendios, y vamos a seguir siempre apagando incendios, o sea que no vamos a tener algo sostenible. Durante 18 de los últimos 20 años tuvimos el Enre (el ente regulatorio) intervenido.

– ¿Los grandes aumentos de tarifas de 2016 a 2019 no les sirvieron para acumular una suficiente cantidad de recursos que no lleven a esta situación de cortes?

– El aumento de 2016 no fue para la distribución, fue para los subsidios del gobierno (N. de la R: el costo de la generación eléctrica). El Gobierno pasó la factura al cliente final de lo que antes pagaba él (Gobierno), pero como contribuyente a través de impuestos. Y, en ese momento, (se decidió cobrarlo) a través de un servicio, como tiene que ser. La distribución no ganó más plata con eso.

– ¿En qué invirtieron las ganancias de los años de recomposición de tarifas cuando también las hubo para distribuidoras, entre 2017 y 2019?

– La calidad de servicio desde febrero de 2016 hasta hoy ha mejorado un 62%. Teníamos un SADI (N. de la R: es un indicador sobre interrupción de suministros de luz) de 32 horas anuales (en 2016) En 2021, terminamos con 13 (horas anuales). Con lo cual, la mejoría existe. ¿Eso quiere decir que todo está solucionado y que no tenemos clientes que tengan problemas de luz? No, no estoy diciendo eso. Estoy diciendo que es un proceso que lleva tiempo, requiere inversión para solucionarlo.

– Al estar apagando incendios, ¿Ud dice que estan que la solución al problema de la empresa con sus clientes está fuera de su alcance?.

– Somos la empresa de distribución que más invirtió en el país. Vamos a terminar invirtiendo de 2016 a 2021 más de US$ 1.000 millones. Todo lo que está a nuestro alcance lo estamos haciendo. Incluso, el accionista mayoritario (Enel) ha puesto US$ 6 millones como deuda dentro Edesur, y eso que estamos endeudados con Cammesa, un tema que no se normalizó y no es sostenible. Hemos incrementado la inversión, a pesar del contexto, porque pensamos que tenemos que seguir mejorando la calidad de servicio para nuestros clientes.

– ¿Puede decirle a los clientes “quédense tranquilos que van a tener suministro?  ¿O no?

– Estamos en esa trayectoria. Desde la pandemia, mejoramos un 35% la calidad de servicio.

– Pero frente a una situación más crítica como la del verano ¿le pueden dar certidumbre a sus clientes o siempre algunos se van a quedar sin servicio?

– Lo que que hemos hecho en el verano fue incrementar las guardias. Tenemos 2.000 personas en terreno trabajando para solucionar los cables, 700 personas trabajando y atendiendo a través de call center, oficinas, redes sociales. En las calles pusimos 38 grupos electrógenos equivalentes a 80 megavatios para asegurar el suministro. Pero claro, eso no llega a todos. Somos conscientes de que es un proceso. para poder acelerar y consolidar se necesita o hubiera sido más rápido,si tuviéramos un marco regulatorio claro y estable.

– ¿Cómo explica los cortes de fin de año?

– El 29 de diciembre fue duro y es cierto, pero fueron cuatro comunas las afectadas en todo el territorio, de tres mil trescientos kilómetros cuadrados que tenemos en Edesur, que es menos del 1 por ciento. Sabemos que genera ruido, sobre lo cual pedimos las disculpas del caso porque nadie quiere pasar una fiesta de fin de año en la oscuridad. No es que que nos tranquiliza que sea el 1%, el 0,5% o el 0,1%. No nos quedamos tranquilos, pero tenemos que poner en perspectiva que a los otros 99% no le pasó. Es una operación compleja logísticamente hablando, pero que seguiremos mejorando y consolidando.

– Entre jueves y viernes, el porcentaje de clientes de Edesur que se quedó sin luz estuvo entre 2% y 2,5%….

– Eso es incómodo. Pero es en un momento de pico, una ola de calor nunca vista en la historia de Argentina, por lo menos desde 1957 que no pasaba. Por los niveles de consumo y de uso intensivo que se nota cada vez más, porque cada vez tenemos más artefactos eléctricos en los hogares. La necesitamos para todo. Somos concientes de eso.

– ¿En cada ola de calor hay un 2% a 2,5% de los clientes de Edesur, entre 50.000 y 75.0000  hogares, que van a tener dudas con dudas sobre su suministro?

– Si comparamos contra la ola de calor que no fue tan intensa de 2013/2014, estamos significativamente mejor. No quiero decir que estamos tranquilos, quiero decir que estamos enfrentando las crisis mejor que antes.

– ¿Hay algo que la compañía le puede decir a los clientes que no tuvieron suministro como autocrítica?

– Seguiremos mejorado la calidad de servicio de todos los clientes en promedio. Es un proceso, una trayectoria que venimos caminando desde muchos años, de que estamos seguros de que es un camino, que las medida que estamos impulsados son las correctas, y han dado resultados. Son medidas insuficientes. Y a los clientes que todavía siguen sin luz, no nos queda otra que pedirles las disculpas del caso. Y por supuesto tendrán las compensaciones que correspondan, según la reglas que están definidas el contrato de concesión.

Comparación entre Edesur y Edenor

– ¿Por qué teniendo las mismas reglas de juego, al menos en los últimos diez años, Edesur tuvo mucho más cortes que Edenor?


– Eso es otra cosa que hay que hay que aclarar. ¿En base a qué números?

– Tengo cuentas en ambas concesiones, y en el lapso que tuve más de 15 cortes en Edesur, solo tuve 1 o 2 con Edenor….

– Hay dos cosas acá. Es cierto que el sistema tiene características distintas. En Edesur, tenemos dos tercios de la ciudad de Buenos Aires y Edenor tiene un tercio el otro tercio. Cuando se da un corte, el tiempo de reparación en la ciudad de Buenos Aires es más largo, porque tenemos que romper la vereda, porque tengo un montón de servicios que pasan por allí, cables, comunicación. Después, en la parte de concesión de la provincia. tuvimos mucho más incremento y desarrollo inmobiliario que en los últimos años a lo que fue Edenor.

– ¿Por qué Edesur tiene mayor cantidad de multas del Enre de las que recibe Edenor?

– En el año pasado, salieron a hacer una serie de multas contra Edenor que a Edesur no le llegó.

– ¿Y si se repasa desde 2013 hasta ahora, quién tuvo más multas?

– Lo tengo que verificar. Actualmente, estamos achicando la brecha de calidad del servicio, pero todavía no la equiparamos. Lo que vemos es que la brecha de servicios de ambas compañías se viene reduciendo. Tenemos SADI (cortes) con una diferencia de cuatro horas y media  a una hora y media en el último semestre (que fue el semestre 50) . Estamos achicando esa brecha. Pero la explicación técnica es porque tenemos una estructura de red distinta.

– ¿El Gobierno prefiere un empresario nacional sobre una firma extranjera, como dueño de una distribuidora?

– Es distinto. Somos un líder mundial que está en 75 países y tiene un gran valor para traer tecnología y know how a la Argentina, que ya tiene implementada en otros lugares. Es una gran oportunidad también para para poder desarrollarse.

– ¿Esa inversión vendrá cuando cambien las decisiones políticas?

– Los empresarios en general estamos ante una situación, de un tema que tenemos que solucionar en un contexto complejo. Estamos atentos a  ver cómo va el acuerdo con el FMI, a establecer un marco más claro para poder dar las condiciones de invertir. No solo el sector eléctrico, sino en general. Es algo trascendental a otros sectores también.

La relación con el Gobierno

– Hay un trato diferente del Poder Ejecutivo hacia las distintas concesiones?

– Eso se lo deberías preguntar al Enre. Colaboramos y trabajamos con el Enre siempre y ahora con la veedora, lo mismo, de forma transparente y colaborativa, porque queremos mejorar cada vez más la calidad del servicio.

– ¿Cuáles son los motivos por los que el Enre nombró una veedora?

– La veedora nos ha pedido información para monitorear esta crisis por esta ola de calor. Y así hemos entregado la información sobre cómo anda el sistema eléctrico, las frecuencias, las líneas (eléctricas). Ha venido con esa demanda de información  y es lo que hemos acordado y entregado.

– ¿Qué diferencia hay entre Argentina y los otros 29 países en los que opera Enel?

– La principal diferencia que tenemos con los otros países es que el sistema tarifario, sea cual sea y no digo que sea bueno o que sea malo, se aplica. O sea, cuando llega a la fecha de aniversario (N. de la R: plazo de concesión para actualizar importes), la tarifa se aplica, no es que se discute. Es una fórmula ya predefinida. Se ve cuánto fue la inflación, o el nivel salarial o la regla que sea. Se ve cuánto dio y se mira el equivalente al INDEC de cada uno de los países, se hace la cuenta según la formula legalmente establecida y se aplica. No hay discusión sobre ‘si la inflación está muy alta y  va a afectar a la gente….‘ No. Es estable, transparente. Y es el Estado.; entra un gobierno, sale un gobierno, entra la oposición, sale no se qué cosa, esa regla no se cambia y yo creo que es el principal problema que necesitamos solucionar en Argentina.

– ¿Qué espera de una convocatoria a audiencias públicas para revisión tarifaria en electricidad?

Una crisis como esta tiene que servir también como aprendizaje, Lo mejor que nos podía pasar en un contexto de una crisis como esta, seria poder cerrar un acuerdo de transición que habíamos negociado, que se estaba negociando con el Gobierno desde del año pasado. previsto en la ley de Presupuesto. Se trata de concluir y cerrar (N. de la R: deudas anteriores) para poder hablar de futuro . El acuerdo preveía establecer un determinado flujo de inversión para mejorar la calidad del servicio y cómo se financiaría, como se pagaba ese flujo futuro. Es importante cerrar el tema para poder seguir adelante con las inversiones que son de largo plazo,  ya que toma tiempo para ejecutarlas y así poder tener un mejor verano el próximo año o el siguiente.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA