Se intensifica la ‘bicicleta’ con el dólar: compran en MEP a $174 y venden en el CCL libre a $195

A la mayor tensión que existe en el mercado, producto de expectativas poco alentadoras que describen en la plaza local en cuanto a la evolución económica, en estas últimas semanas se le agregó el incremento del rulo o bicicleta cambiaria, lo cual está generando más distorsiones y complica el panorama general del país. El rulo…

se-intensifica-la-‘bicicleta’-con-el-dolar:-compran-en-mep-a-$174-y-venden-en-el-ccl-libre-a-$195

A la mayor tensión que existe en el mercado, producto de expectativas poco alentadoras que describen en la plaza local en cuanto a la evolución económica, en estas últimas semanas se le agregó el incremento del rulo o bicicleta cambiaria, lo cual está generando más distorsiones y complica el panorama general del país.

El rulo o la flamante ‘bicicleta’ –algunos en el mercado aseguran que no es muy nuevo tampoco el método- se conformó a partir del cepo recargado que decidió implementar el Banco Central hace unos meses atrás, con el objetivo de controlar más y llegar a las elecciones con un dólar “tranquilo”.

Esa “andanada” de regulaciones sobre la operatoria de los dólares alternativos, el dólar Bolsa y el CCL han determinado que un grupo de inversores puedan operar comprando dólares a través de estos dos instrumentos a un precio que se ubica entre 172 y 174 pesos y venderlos luego por contado totalmente libre, a través de algunas acciones que cotizan en Nueva York, a un precio que oscila entre 192 y 195 pesos.

Financial Times duro contra el Gobierno: “Argentina se arriesga a repetir sus problemas económicos”

De esta forma, por cada operación, quienes las realizan ganan 20 pesos por unidad, lo cual está dejando una “notable ganancia” que viene generando las medidas que en su momento se había pensado para reducir especulaciones y finalmente la han incrementado.

Precisamente, sobre esta situación, el analista de mercado Gustavo Ber, enfatizó a Perfil que “sin dudas las regulaciones abren enormes distorsiones”.

“Entonces, aquí hay multiplicidad del tipo de cambio y eso genera fuertes distorsiones para la operatoria, es decir, alienta el adelanto de importaciones, se retrasa liquidación de exportaciones, se distorsiona la oferta normal de divisas en el mercado cambiario local”.

Y se mostró muy crítico de este panorama. “Hay que considerar que tenemos cada vez más pesos, menos reservas netas, porque las reservas netas siguen estando en el foco de la atención y eso lleva a que se genere una mayor cobertura en dólares por todas estas cuestiones”, recalcó.

El especialista puntualizó que “el mercado está viendo una gran incertidumbre política y económica, y las consecuencias a noviembre y el post noviembre. Y esto es cobertura hacia las consecuencias de los anuncios del Gobierno, con mayor déficit, mayor emisión, y la montaña de pesos crece sin parar”.

“Cada agente económico busca mitigar el riesgo, producto de todo esto”, concluyó el especialista.

El Banco Central entró a boxes por la escasez de reservas monetarias

En la misma línea, Christian Buteler, consultor y especialista del mercado, subrayó que “la brecha y los rulos son productos de las regulaciones”.

“La brecha es producto del cepo y los rulos es producto de las regulaciones y las intervenciones. Por lo tanto, cada vez que se quejan los políticos de los especuladores que hacen operaciones que se llaman bicicletas en realidad deberían quejarse de ellos mismos, o cuestionarse ellos mismos, porque son quienes las provocan, justamente por todas esas regulaciones”, enfatizó Buteler.

El especialista hizo referencia a que “no hay rulo ni brecha con un mercado libre de cambios. No lo había ni con Cristina ni con Macri antes que pusieran el cepo. Como tampoco lo hay en Uruguay, Chile, Brasil o Paraguay. Lo que sí puede haber un arbitraje, pero son porcentajes muy pequeños, son operaciones muy acotadas, arbitrajes profesionales”.

Evaluación

Dentro de esta evaluación que se realiza todos los días en el mercado, algunos economistas advierten también sobre las graves consecuencias que tendrá en el mercado y en la economía en general el incremento del gastos y del déficit que se está promoviendo.

“El problema está en el desequilibrio fiscal y en su financiamiento”, sostuvo al respecto la consultora Invecq, que a su vez advirtió que “cuanto más se demore en identificarlo o en convencer a toda la coalición de que hay que avanzar en ese plano, mayor será la magnitud de la corrección cambiaria”.

La entidad dirigida por el economista Esteban Domecq puso de manifiesto lo que podría presentarse como algo paradójico, ya que mientras el superávit fiscal alcanza los niveles más altos de los últimos ocho años, eso no se refleja en un incremento de las reservas netas del Banco Central, precisamente por la venta de dólares que realiza la autoridad monetaria para evitar una mayor depreciación del peso.

Con un superávit comercial de US$ 10.649 millones en los primeros ocho meses del año, “parecería que a la economía argentina a la cuál siempre ‘le están faltando dólares’ ahora le sobran dólares”, señaló Invecq, que sin embargo sostuvo que “un análisis algo más completo y abarcativo de la dinámica económica en su conjunto nos indica en seguida lo contrario”.

Al respecto, recordó que en agosto, “con ese gran superávit comercial que mostró el INDEC, las reservas netas del Central bajaron en 1.000 millones de dólares aproximadamente”.

Esa aparente contradicción a que “los dólares que llegaron a manos del BCRA, luego se fueron por otra vía, por ejemplo, mediante la intervención oficial en el mercado del CCL para contener la brecha”, en lo que marcó un cambio de la tendencia compradora de la entidad presidida por Miguel Pesce en el primer semestre.

Crece la emisión y el déficit fiscal en el segundo semestre

Debido a esa reversión, “es preocupante la tendencia fuertemente negativa que está mostrando el stock de reservas netas desde finales de julio”, alertó la consultora, que comparó la situación con la existente a la misma altura del año en 2020.

“Mientras que a mediados de septiembre del año pasado el stock neto de reservas del Central era de 5.255 millones de dólares, hoy ese valor es de 3.568 millones de dólares en el último dato oficial del BCRA”, indicó, para agregar que “en los últimos días han seguido cayendo, por lo que quizás ya estamos cerca de los 3.000 millones”.

En ese contexto, Invecq se preguntó “qué es lo que está pasando entonces para que con uno de los superávits comerciales más grandes de los últimos años el Banco Central esté perdiendo reservas sin pausa y acercándose a valores tan bajos que ponen en riesgo la política cambiaria de devaluar la moneda solo al 1% mensual”.

Para la consultora, “el desequilibrio hay que buscarlo en el plano fiscal y monetario” ya que “es un error” limitar el análisis al flujo comercial.

En ese marco, Invecq advirtió que continúa el deterioro de las reservas del Banco Central, “mientras el equipo económico parece estar viendo otra realidad”.

A esa situación, de cara al 2022 señaló que “es poco probable que un nuevo boom de la soja haga zafar a la economía de una corrección cambiaria importante en los próximos meses” ni tampoco es posible “imaginar un nivel superior de ‘cepo’ que funcione para detener el drenaje”.

LR