Torque, el club que nació hace 13 años en el baño de un mercado y ahora es socio del Manchester City

Dos hombres en un baño eligieron el nombre del club. Y a partir de ahí arrancaron con el trabajo de hormiga de armar el equipo. Fueron a buscar a los jugadores que quedaban relegados en los otros clubes, aparecía uno y decía que tenía un amigo que también podía sumarse. Después surgía la chance para…

torque,-el-club-que-nacio-hace-13-anos-en-el-bano-de-un-mercado-y-ahora-es-socio-del-manchester-city

Dos hombres en un baño eligieron el nombre del club.

Y a partir de ahí arrancaron con el trabajo de hormiga de armar el equipo. Fueron a buscar a los jugadores que quedaban relegados en los otros clubes, aparecía uno y decía que tenía un amigo que también podía sumarse. Después surgía la chance para un fletero que tenía condiciones o un repositor del supermercado que la rompía en los torneos del barrio. Llegaron pibes de las ligas del interior. Y así la cosa fue tomando forma.

La historia podría encontrarse narrada en varias de las fundaciones de los clubes sudamericanos a principios del Siglo XX pero sucedió en 2007. En un baño del Mercado del Puerto de Montevideo nació el Torque.

“El nombre lo elegí yo –cuenta uno de los protagonistas de la historia, Marcelo Yaurreche en una entrevista a la revista Referí-. Soy técnico electromecánico y torque significa un momento de fuerza. Estábamos con Aquino (el otro personaje clave), me preguntó cómo le podíamos poner al equipo y le dije, ‘pongámosle Torque'”.

Hasta que a Yaurreche -también en el baño del mercado del puerto- se le ocurrió que ése debía ser el nombre del club naciente, el torque solo era la forma de denominar a la fuerza aplicada en una palanca que hace rotar alguna pieza.

Hoy Torque, el Club Atlético Torque, sumó a su identidad un intruso impensado en aquella charla de baño: es Montevideo City Torque, clasificado por primera vez a un torneo internacional y rival de Independiente en el Grupo de la Copa Sudamericana.

Marcelo Yaurreche es uruguayo pero estudió y se recibió de director técnico en Argentina. Empezó a dirigir en la quinta división de Muñiz y luego fue preparador físico del club en Primera.

Yaurreche tenía un blog. Y allí volcaba sus ideas para un proyecto futbolístico que soñaba con plasmar en un club y a largo plazo. Un día recibió un llamado de Raúl Aquino Reynoso, empresario uruguayo radicado en Cancún. Fue el paso previo al nacimiento de Torque.

“Entrenábamos en mi gimnasio y no teníamos ni cancha ni ropa. Las primeras camperas se las regalé yo a los jugadores y los pantalones los compraron ellos con una rifa”, relataba Yaurreche sobre aquellos días finales de 2007 en los que el club recibía la personería jurídica para iniciar formalmente su actividad y participaba de la Liga de Punta Carretas.

En la temporada 2008/2009 dio el salto a la Segunda División Amateur de Uruguay, el tercer y último escalón dentro del fútbol local. Y ahí comenzó el duro camino habitual para los equipos más postergados del fútbol sudamericano.

En la temporada 2012 Torque estuvo a punto de hacer historia y ser el primer equipo en ascender a Primera División después de una sola temporada en Segunda. Empató 0-0 el primer partido frente a Miramar Misiones, y ganaba 1-0 la revancha hasta le empataron a dos minutos del final. Finalmente, en definición por tiros penales, el ascenso correspondió para los de Villa Dolores.

Pero un día el cuento cambió abruptamente. Fue en 2015 que el club se convirtió en una Sociedad Anónima Deportiva y le cedió los activos a un grupo de empresario del City Football Group (CFG), que dos años más tarde se hicieron cargo del proyecto.

Del baño del mercado pasó al comunicado que salió publicado en la web del City Group que explica el desembarco con la simplicidad que otorga el poder económico.

“El City Football Group (CFG) es una sociedad holding que administra clubes de fútbol de asociación bajo la propiedad del Abu Dhabi United Group (ADUG). Parcialmente es propiedad de las empresas chinas y estadounidenses China Media Capital, CITIC Capital y Silver Lake. El club con más renombre de la compañía es Manchester City F.C, aunque también está involucrado en clubes de Estados Unidos, Australia, Japón, España, China, India y Uruguay, donde desembarcó en 2015. El 5 de abril de ese año incorporó al Grupo al Club Atlético Torque, de Montevideo, dando por supuesto un giro en la historia del club. Los esfuerzos de los últimos años por parte del Grupo City se han centrado fundamentalmente en la expansión a nuevos mercados donde los clubes puedan eventualmente funcionar de manera rentable. A partir de este año, Torque adoptará también el identificador “City”, por lo tanto, contará tanto con el nombre, como con los colores característicos del Grupo (que ya coincidían con los del club)”.

El director general de Torque, Luis Bruno, admitió que la primera intención del City Group era meter la cuchara en Nacional, pero el histórico club de Montevideo se negó por miedo a perder sus elementos identitarios. A Torque, por ejemplo, además de modificarle su nombre le cambiaron el escudo para respetar la estética que distingue a todos los clubes del Grupo.

Bruno explicó que el conglomerado apostó en Uruguay porque tiene “buen lejos”. “Cuando ves desde afuera a la selección mayor, a las juveniles y los jugadores que aparecen, te sorprendés. Pero cuando te acercás, te das cuenta de las carencias que hay y también de que se pueden hacer muchas cosas con un monto de inversión razonable. En otros países puede haber infraestructura, pero no materia prima. O puede haber materia prima, pero no la tradición futbolera que hay acá”.

En 2018 y con el argentino Pablo Marini como entrenador, el Torque jugó su primera temporada en la máxima división de Uruguay. No hizo pie, pero pese al descenso respaldó la gestión del santafesino que al año siguiente consiguió el regreso a Primera, consolidó al equipo y continúa en el cargo. Pomelo (como jugador vistió entre otras las camisetas de Instituto de Córdoba y Nueva Chicago, y fue entrenador de Newell’s, San Martín de San Juan, Unión y varios equipos de México y Chile) está por cumplir los 100 partidos al frente del equipo.

Los sueldos de los futbolistas y el cuerpo técnico mejoraron considerablemente y pasaron a entrenarse en un complejo con cuatro canchas, vestuarios, gimnasio y comedor, en las afueras de Montevideo. 

Un 2007 que parece otro mundo

“El dueño quería que entrenáramos a la mañana, pero yo no le podía pedir a los jugadores que dejaran de ir a trabajar, ellos no vivían del fútbol”, recuerda Yaurreche sobre los llamados de Aquino desde México.

Sin cancha propia, Torque jugó primero en el Estadio Casto Martínez La Guarda de San José, una ciudad que queda a 97 kilómetros de Montevideo. Y después saltó al Centenario. Previo a la pandemia, sus hinchas, un núcleo familiar mínimo, se amuchaba en una tribuna y quedaban perdidos en la inmensidad del imponente estadio.

De negocios se trata. Y eso es lo que por ahora sale bien en el Torque. “Uno celebra que Uruguay esté en el ojo del mundo y que una empresa tan importante haya visto esto como un proyecto sano que apuesta al fútbol, sobre todo en un país de tanta tradición en todos los sentidos”, dijo el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez el mes pasado durante una visita al nuevo predio de la institución en Canelones.

El dirigente paraguayo, que en pleno pico de la pandemia de coronavirus logró entrar a Uruguay gracias a un autorización excepcional del presidente de Uruguay Luis Lacalle Pou, remarcó la importancia de “mantener la picardía que hace únicos a los sudamericanos”, aunque aclaró que “ya no es suficiente” y que la picardía hoy debe acompañarse “con el conocimiento, hay que evolucionar, invertir, tenerse fe, creer en grande pero con un solo objetivo: Sudamérica”.

¿Qué busca el City Group? Invertir y ganar. Brindar las herramientas para mejorar la infraestructura del club, apostar a la mano de obra de los jóvenes talentos sudamericanos y exportar esa calidad en las distintas escalas del resto de los equipos de su escudería.

NAHUEL FERRARESI (21)

Central venezolano de muy llamativa carrera. Comenzó en Chicago y se fue a Táchira, donde fue comprado por el Manchester City a sus 18 años, y cedido a Torque, Peralada y ahora Porto B.

Una explosión en Argentina podría relanzarlo hacia el primer nivel. pic.twitter.com/mUkrWwk18D

— Sudanalytics (@sudanalytics_) May 21, 2020

Un claro ejemplo es el de Nahuel Ferraresi, central venezolano que fue encontrado por la red de scouting que trabaja con el City Group. Fue comprado al Deportivo Táchira por el Manchester a los 17 años a cambio de 350 mil euros. Ni llegó a pisar Inglaterra; fue cedido al Torque. En Uruguay logró continuidad y pasó al Peralada, un equipo de la Segunda de España que está asociado con el Girona, club al que el City Group le compró el 44% de sus acciones en 2017. Hoy Ferraresi tiene 22 años, su pase sigue perteneciendo al poderoso club de Manchester pero está a préstamo hasta junio en el Morinense de Portugal, un mercado en el que el conglomerado empresarial quiere hacer pie.

Hasta ahora el City, además de su caballo de batalla en el Manchester tiene presencia accionaria en New York City (Estados Unidos), Melbourne City (Australia), Yokohama Marinos (Japón), Torque (Uruguay), Girona (España), Sichuan Jiuniu (China), Mumbai City (India), Lommel SK (Bélgica), Espérance Sportive Troyes Aube Champagne (Francia) y Bolívar (Bolivia).

De los 29 jugadores que componen el plantel del Torque, que viene de superar a Fénix y se metió en el Grupo X de la Sudamericana junto a Independiente, Bahía y Guabir, 26 tienen menos de 30 años. Y 20 tienen menos de 25.

Hay 5 argentinos: los defensores Nicolás Digiano (23 años y jugó en inferiores de Defensa y Justicia), Gabriel Chocobar (21 años, hizo juveniles en River) y los delanteros Bautista Cejas (23 años, hizo inferiores en Estudiantes, pasó por Quilmes y viene de un préstamo en el fútbol belga), Natanael Guzmán (21, procedente de Cañuelas) y Gustavo Del Prete (24 años, llegó libre desde Cipoletti). 


El argentino Gustavo Del Prete celebra su tanto para el triunfo del Torque ante Fénix que le dio el pasaje a la fase de grupos de la Sudamericana. Foto AFP

El presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Ignacio Alonso, que acompañó a Alejandro Domínguez en la recorrida por las nuevas instalaciones del Torque, destacó que la nueva impronta del club va representar “un mojón fundamental en lo que significa la imagen, la perspectiva, el foco, el adónde quiere ir este fútbol”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *