A 40 años del histórico debut de Diego Armando Maradona en Boca

Se cumplen 40 años. El domingo 22 de febrero de 1981, Diego Armando Maradona debutó con la camiseta de Boca. Son días de recuerdos. De notas en todas las redes sociales. Hay viejos videos casi inéditos. Hay instantáneas inolvidables. Hay testimonios valiosos. Hay libros. Y hay una ausencia que aun duele. Ya no está la…

a-40-anos-del-historico-debut-de-diego-armando-maradona-en-boca

Se cumplen 40 años. El domingo 22 de febrero de 1981, Diego Armando Maradona debutó con la camiseta de Boca. Son días de recuerdos. De notas en todas las redes sociales. Hay viejos videos casi inéditos. Hay instantáneas inolvidables. Hay testimonios valiosos. Hay libros. Y hay una ausencia que aun duele.

Ya no está la voz del crack para contar cómo se sintió en esos días, la incertidumbre, la confirmación, la camiseta de Boca, la Bombonera. Pero quedaron los testimonios de #DiegoEterno. Y un romance con Boca que nació mucho antes de aquel histórico domingo, en la victoria por 4-2 sobre Talleres de Córdoba. En esos dos primeros goles de penal.

Aunque le gustaba Independiente y Bochini, Diego sabía que toda su familia era de Boca, en especial Don Diego, correntino de Esquina. Su llegada al Xeneize tuvo una primera chance dos años y medio antes, después del Mundial 78. Maradona había arreglado todo con el mítico dirigente Alberto J. Armando.

Diego con el presidente de Argentinos, Próspero Consoli y Martín Noel tras su pase a Boca.

El testimonio oral lo rescató la semana pasada la cuenta de Twitter Play & Rec Sports (@playnrecssports). Es una entrevista televisiva de septiembre de 1978. “Ahora no lo puedo negar más, fui a hablar con Armando y arreglamos las condiciones que me tocaban a mí y quedamos los dos conformes. Espero que Argentinos dé el visto bueno para ir a una entidad que, pienso, es una de las más grandes de la Argentina”, explicaba Diego que aún no tenía 18 años.

También quedó el testimonio en la revista Goles del 12 de septiembre de 1978: “Maradona ya se siente boquense”. Además de la tapa, una doble página en la que Diego luce la azul y oro mientras mira junto a sus hermanos un amistoso de Boca con el Cosmos en Nueva York, el 9 de septiembre. El acuerdo desató la ira de Próspero Cónsoli, presidente de Argentinos.

MARADONA A BOCA EN 1978? Se imaginan a Diego en el equipo del Toto Lorenzo? Sí, esto pareció posible en septiembre/octubre de 1978 porque Diego arregló sus condiciones con el Presidente xeneize Alberto J. Armando, como él mismo lo confirma en la nota bestial que aquí presentamos. pic.twitter.com/y7tdGhjiJk

— Play & Rec Sports (@playnrecsports) February 15, 2021

Nada sucedió. Hubo que esperar un tiempo más. Antes, un interés del Sheffield de Inglaterra. En el medio, la búsqueda de San Lorenzo, Talleres, el acuerdo con el Barcelona y el coqueteo con River en pleno verano del 81.

No en vano, el libro escrito por Eduardo Bolaños y Serio Barbieri se llama “Lo quería Barcelona, lo quería River Plei…”, de reciente aparición. Los autores reconstruyen allí toda la etapa previa pero fundamentalmente lo que sucedió la tarde del 22 de febrero de 1981.

En la obra, los autores rescatan esta frase de Diego en la revista Goles en 1978. “¿Sabés que pasa? No quiero hablar. No me gusta que me cambien las palabras. Yo no dije que pasé a Boca, sino que ‘podría jugar en Boca el Nacional’, si hay un acuerdo entre los clubes. Es cierto que conversé con Armando, pero nada más”. Después, con la camiseta puesta, dijo: “Me queda bien, ¿no? ¿Cómo no me a gustar jugar con la de Boca?

“Lo quería Barcelona, lo quería River Plei…”, el libro de Eduardo Bolaños y Sergio Barbieri.

El periodista Miguel Angel Vicente recién había ingresado a Clarín en 1980. Conocía a Diego de Argentinos y del Mundial Juvenil de Japón. En enero de 1981, tras cubrir el Mundialito de Uruguay, le pidieron que intentara charlar con el jugador, que estaba de vacaciones en Esquina, Corrientes.

“Fui a Esquina a ver si me daba bola. Lo conocía de mundial juvenil del 79. Lo fui a buscar al hotel. Apareció en el lobby listo para ir a comer con la familia. Me dijo que haces acá. Le dije que venía a hacerle una nota. Me miró y me dijo 15 minutos. Hablamos largo como una hora”, recuerda Vicente ante la consulta de Clarín.

“Contrariamente a los que dicen muchos, yo estoy convencido que hay clubes en Argentina que me pueden mantener. Lo de Barcelona es una alternativa, pero no estoy dispuesto a dejar el país hasta después del Mundial 82. Si se hace el pase, seguramente Argentinos recibirá una buena suma ahora y me cedería recién después del mundial. Y con esa plata aliviaría su situación económica y cumpliría con mi contrato”, contó entonces Diego en la nota que se publicó el lunes 26 de enero de 1981.

La vida es una tómbola… y un Gran Hermano.

Aragón Cabrera, entonces presidente de River, en un último intento por contratarlo, fue personalmente, el 4 de febrero de 1981, a la oficina de Maradona Producciones, la empresa fundada por Jorge Cyterszpiler para manejar la representación de Diego. El titular millonario ofreció pagarle a Diego lo que ganaban los referentes del plantel. “A Diego no le importa lo que pueda ganar Fillol, Passarella o Alonso. Nosotros queremos tanto, si River no puede o no quiere pagarlo, lamentablemente no hay trato”. El monto era el doble.

El 7 de febrero, por el torneo de verano en Mar del Plata, jugaron Argentinos y River. Un detalle de ese encuentro lo rescató el colega Juan Miguel Alvarez en la nota “El Diluvio Universal y la furia de D10S: la noche que Maradona la hizo la cruz a River”, publicada en la Capital de Mar del Plata.

Diego contó que no le sorprendió la marca de Mostaza Merlo sino la actitud de todo River. “Jugaron un partido aparte contra Maradona y eso me duele mucho. ¿El golpe en la pierna izquierda? No, no fue Merlo, sino Ramón Díaz, pero en una jugada sin mala intención. Mirá, no sé si tendrá algo que ver lo que dije cuando se comentaba mi pase a River, porque, al fin y al cabo, los jugadores debemos saber que muchas veces los periodistas inventan declaraciones y no todo lo que sale es lo correcto, pero sí estoy seguro que ellos tomaron este partido como algo muy especial en contra mío”, protestó.

El Diluvio Universal y la furia de D10s: la noche que Maradona le hizo la cruz a River

A 40 años de un partido que se jugó bajo una lluvia torrencial en Mar del Plata. 🌧️⚽️https://t.co/bEMOjDbLyB

— La Capital MdP (@lacapitalmdq) February 7, 2021

En el libro Yo soy el Diego, publicado en 2006, Maradona rescató un charla que tuvo con su papá por esos días y que inclinó la balanza: “En mi casa el corazón estaba con Boca. Una tarde, caminando con mi viejo por La Paternal, él se animó a contarme un sueño… Era algo raro en él, me sorprendió. No es de hablarme mucho, así que lo escuché. Me dijo: Dieguito, ¿sabes qué estuve pensando anoche? Que algún día sería muy lindo verte jugar con la camiseta de Boca… La Bombonera, vos, nosotros gritando los goles, los parientes de Esquina también”.

Finalmente, el acuerdo final se concretó el miércoles 18 de febrero. El pase redondeaba casi 10 millones de dólares. En principio, un préstamo por un préstamo por un año y medio por dos millones de dólares y la cesión definitiva de cuatro jugadores (Santos, Rotondi, Salinas, Randazzo) y el préstamo de dos (Zanabria y Bordón). Además, cancelación de deudas con Diego y la recaudación de un amistoso. La opción se fijó en 6 millones de dólares.

“Vale 10 palos verdes, se llama Maradona…”

El viernes 20, en la Bombonera, se firmó el contrato, que fue transmitido en vivo por Canal 13. De allí, Diego partió hacia la concentración en La Candela, donde saludó a sus nuevos compañeros y luego partió en micro hacia la Bombonera. A las 21.30 comenzó el amistoso. Jugó el primer tiempo para Argentinos, apenas 17 minutos porque arrastraba una contractura en el muslo derecho. El segundo, para Boca. Hizo un gol de penal, iba a jugar también 20 minutos pero no quiso dejar la ancha. Jugó toda la parte final del partido que Argentinos ganó 3 a 2.

Aquí en este vestuario estoy dejando parte de mi vida. No sé si reírme o llorar. Camino hacia el otro y siento una emoción muy rara… A partir de ahora intentaré compensar el esfuerzo que hizo Boca para comprarme… Quiero títulos. Quiero salir campeón con Boca. Y campeón con Argentina en el Mundial de España”, declaró antes de meterse en el vestuario local.

Finalmente llegó el histórico domingo 22 de febrero de 1981. Después del “Pase del Siglo”, como se llamó en la época, el gran debut ante 55 mil personas, exactamente a las 17 horas y 34 minutos. A los 18 minutos del primer tiempo, penal de Chocolate Baley sobre Diego, quien desde los 12 pasos marcó su primer gol con la azul y oro. Después, dos de Brindisi y otro penal convertido por Maradona. “La soltó como una lágrima”, relató Víctor Hugo Morales, que esa tarde también debutaba en la Argentina.

Doble estreno frente a Talleres: debut y gol. Archivo Clarín.

“Las horas previas las viví con bastantes nervios y mucha ansiedad. Tuve que tomar una pastilla para poder dormir, pero también fue por mi lesión; eso me tenía preocupado. Me infiltraron el sábado y quizás eso me tranquilizó un poco. Cuando salí a la ancha fue una sensación bárbara, nunca vi ni sentí nada igual, y eso que en Argentinos y la Selección pasé por situaciones parecidas. Pero lo de la hinchada de Boca fue distinto, te garantizo que el piso de la cancha se movía con ese recibimiento”, fueron las primeras impresiones de Diego.

Cuarenta años después, los recuerdos de aquel pase y el inolvidable debut se multiplican. Y un gran ausente: el principal protagonista. El #DiegoEterno.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *