Argentina pasó de controlar el Coronavirus a un deterioro de todos los índices de la pandemia

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió este martes la preocupación que genera la aceleración de los casos en Argentina. En julio, tras 5 meses de pandemia, los casos se dispararon y acumularon el 60% del total de los contagios en el país.Así lo advirtieron la titular del organismo y también directora regional de…

Argentina pasó de controlar el Coronavirus a un deterioro de todos los índices de la pandemia

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió este martes la preocupación que genera la aceleración de los casos en Argentina. En julio, tras 5 meses de pandemia, los casos se dispararon y acumularon el 60% del total de los contagios en el país.

Así lo advirtieron la titular del organismo y también directora regional de la OMS, Carissa Etienne, y el especialista Sylvain Alighieri, quien también se mostró preocupado porque la pandemia que hasta ahora parecía contenida en el área Metropolitana de Buenos Aires se desbordó hacia otras zonas del país donde los casos se multiplican con velocidad como en Jujuy, que amenaza con ser el nuevo epicentro de la pandemia que se expande en el NOA con crecimiento de contagios en Salta, Tucumán, La Rioja y Santiago del Estero.

Crecen fuerte los casos en Tucumán y temen que el NOA se convierta en un nuevo epicentro de la pandemia 

Alighieri también destacó la necesidad de avanzar con los testeos y los rastreos de contactos estrechos, dos herramientas activas de contención de la pandemia -en cotraposición a la defensiva de la cuarentena-, en las que Argentina aparece muy rezagada, como reveló LPO.

Tomar una foto de los indicadores epidemiológicos para tomar decisiones es tan necesario como insuficiente: otras variables de la realidad también entran en juego y agregan condicionantes a la ecuación, en medio de la incertidumbre natural de enfrentar una enfermedad desconocida. Y la foto muestra cierto agotamiento de la cuarentena, que si bien hasta ahora parece haber contribuido a una baja tasa de muertos por habitantes, también empieza a mostrar un deterioro de esa ventaja inicial.

 Si se mira el Rt que marca el nivel de reproducción de la pandemia, más de 140 días de cuarentena, no lograron que se ubique por debajo del 1 y por el contrario hoy el virus se expande en la Argentina a mayor velocidad que en los países vecinos.

Si se toma el famoso Rt o número reproductivo efectivo, 140 días de cuarentena no bastaron para que quede debajo de 1, un indicador básico de control de la pandemia. Es decir, el virus se sigue replicando. Y, a diferencia de lo que sucedía por ejemplo en el mes de mayo, ahora lo hace a mayor ritmo en Argentina que casi todos los países de la región.

Los datos de la OPS al 10 de agosto muestran un Rt igual a 1.084, es decir el segundo más alto de la región detrás de Ecuador (1.29) y centésimas por encima del de Paraguay y bastante más arriba de Colombia (1.011), Perú (1.07) y Chile (1.02). Por su parte, Bolivia, Uruguay, Brasil y Venezuela tenían este indicador debajo de la unidad, es decir que el ritmo de reproducción del virus mostraba señales de que ya estaban del otro lado de la curva.

El Rt argentino se había desacelerado a fines de junio, pero en agosto retomó el alza, conforme los casos diarios van en ascenso siguiendo una trayectoria de zigzags. Los datos de duplicación de los casos en junio, en cambio mostraron un julio menos acelerado que junio y en agosto la duplicación de casos llegó a los 27 días, lo cual es positivo si se tiene en cuenta que a fines de mayo y principios de junio se había comprimido a 10 días o menos.

El Gobierno no hace autocrítica por la suba de casos y promete que en tres semanas llega el pico

Los datos muestran que la cuarentena no logró aplanar la curva, sino suavizarla y que el pico de la Argentina se encamina a ser más alto que el de España y el de Alemania.

Los datos muestran que la cuarentena no logró aplanar la curva, sino suavizarla y que el pico de la Argentina se encamina a ser más alto que el de España y que el de Alemania.

Alemania con el doble de población que Argentina hizo un pico de más de 5400 casos diarios a finales de marzo y desde entonces sus contagios no pararon de bajar incluso tras la reapertura. España en cambio, con una población similar a la nuestra hizo un pico más alto, con una cuarentena más acotada y sondeos y rastreos consiguió reducirlos a menos del 5% -lo que en Argentina la cuarentena nunca logró- y con la reapertura apunta a un nuevo pico.

Chile, por su parte, lleva ya dos meses con los casos cayendo de la mano de una estrategia fuerte de testeos (aunque con más del quíntuple de muertos, el grueso de ellos en los meses de junio y julio), mientras que Perú hizo su pico a fines de mayo, y con una férrea cuarentena consiguió hacer caer los casos a la mitad un mes después, pero un rebrote volvió a acelerar los casos.

En este sentido, Perú y España con sus rebrotes parecen revelar que el encierro y el distanciamiento social son políticas que funcionan, pero que solas no alcanzan para contener el avance de los contagios. 

 Perú y España con sus rebrotes muestran que el encierro y el distanciamiento social son políticas que funciona, pero que solas no alcanzan para contener el avance de los contagios.

Brasil en cambio, tuvo una aceleración muy veloz de los casos, superando las escalas de los demás países de la región hasta llegar a los 45.977 casos diarios en promedio entre el 20 y el 27 de julio. Desde entonces sus datos muestran bajas sustanciales. En la primera semana de agosto, los contagios habían caído un 5,6% y la duplicación de casos se estiraba a los 73 días, a diferencia de los 27 días de las estadísticas argentinas.

El otro país que parecía tener estabilizado el coronavirus al igual que Argentina y los casos se le desbocaron fue Colombia, que también vivió una fuerte aceleración en el mes de junio y julio. Ellos también redujeron a 27 días el ritmo de duplicación de los nuevos casos y en la primera semana de agosto mostraron una incipiente contracción de los nuevos casos diarios.

Brasil en cambio tuvo una aceleración muy veloz hasta superar los 45.000 casos diarios sobre fines de julio, pero desde entonces sus datos muestran bajas sustanciales. En agosto la duplicación de contagios se estiró a los 73 días, a diferencia de los 27 días de las estadísticas argentinas.

Por lo pronto, en el Gobierno no eran que se vean reducciones en la cantidad de contagios en las próximas 3 semanas, para cuando proyectan que se vea el pico de los nuevos positivos de coronavirus. El problema es que todavía no se comenzó a ver una reducción de casos en la zona metropolitana de Buenos Aires, cuando los datos de coronavirus provenientes del interior comienzan a acelerarse.

Según los datos tanto de la Ciudad de Buenos Aires, en la última semana se observó una baja y en la provincia los casos siguieron en alza, aunque a menor ritmo que semanas anteriores. Así y todo la rápida suba de contagios en el interior hacen desaparecer las mejorías en el conjunto nacional. En otras palabras, con cuarentena, en el núcleo urbano los casos no dejaron de crecer. Y sin cuarentena, el interior se contagia aceleradamente a partir de focos que pasaron bajo el radar ante la escasez de testeos.


Copyright La Politica Online SA 2020.

Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *