A un Barcelona que aburre se le hace difícil pensar en la Liga y en la Champions

Todo lo que hace Barcelona tiene como objetivo el duelo de vuelta de los octavos de final de la Champions League frente a Napoli, que se disputará entre el 12 y 15 de agosto en España. Esa competencia, al cabo, es la única que le queda en la temporada. Salvo un milagro, Real Madrid​ se quedará…

A un Barcelona que aburre se le hace difícil pensar en la Liga y en la Champions

Todo lo que hace Barcelona tiene como objetivo el duelo de vuelta de los octavos de final de la Champions League frente a Napoli, que se disputará entre el 12 y 15 de agosto en España. Esa competencia, al cabo, es la única que le queda en la temporada. Salvo un milagro, Real Madrid​ se quedará con LaLiga y por eso todos los partidos del torneo doméstico para el Barça serán como un banco de prueba pensando en la revancha contra los napolitanos. Y a juzgar por la actuación del elenco de Quique Setién​ contra Espanyol en el clásico de Cataluña, a Lionel Messi y compañía le costará demasiado quedarse con la Orejona.

Ganó 1-0 Barcelona el Derbi catalán: con el resultado provocó el descenso del Espanyol y quedó a un punto de Real Madrid, que jugará este viernes contra Alavés. Pero esas cuestiones no eran importantes para el Barça, sino el juego. Y volvió a quedar en deuda en ese aspecto.

Mirá también

A esta altura, pasadas unas cuantas semanas del regreso del fútbol en Europa pos pandemia, conviene decirlo: Barcelona no solo no brilla sino que aburre en su andar. Queda muy poco del super-equipo de Pep Guardiola, tal vez el mejor de la historia. Y eso muy poco es Messi, quien tuvo un partido deslucido (¿Acaso ya está guardando piernas pensando en la Champions?).  

Es extraño el caso de Setién. Los medios locales lo daban con un pie afuera en la previa del partido del fin de semana contra Villarreal. Y ahí, de visitante, Barcelona goleó 4-1 y mostró una buena cara. Setién puso a Messi de enganche y a Antoine Griezmann de delantero junto a Luis Suárez​. El esquema fue un 4-3-1-2. Así, se presumía que había encontrado al menos una señal el entrenador, pero volvió para atrás y ante Espanyol puso a Messi de delantero, recostado siempre por la derecha, y al francés en una posición más parecida a la del conductor. Es decir, los invirtió. Y Barcelona jugó un partidito rápidamente olvidable. 

Le impiden pasar a Lionel Messi en busca de la pelota.
Foto:AP

Espanyol no lo ganó porque tiene jugadores de una jerarquía inferior y porque Marc-André ter Stegen (junto a Messi, los únicos que disputaron todos los minutos desde el regreso de la actividad) es un arquero top. No es que jugó mejor el visitante, pero encontró espacios que hubiesen sido letales en caso de ser otro el rival. Y en la Champions, ya con el boleto a Lisboa, esperan Atlético de Madrid, Paris Saint Germain, Atalanta y Leipzig, a quienes se les podrían sumar Manchester City (o Real Madrid), Juventus (o Lyon) y Bayern Munich (o Chelsea).

Fue muy malo el primer tiempo del Barça. Las más claras fueron de la visita y los locales apenas inquietaron con un tiro libre de Messi, que cada vez queda más lejos en la lucha por la Bota de Oro al máximo goleador de Europa.

Mirá también

Metió mano Setién en el entretiempo e incorporó al juvenil Ansu Fati por el lateral Semedo. Plantó un 4-2-3-1, con Griezmann y Fati por las bandas. Pero duró nada el experimento: a los 4 minutos, el atacante de 17 años fue expulsado por un planchazo que fue revisado por el VAR. No tuvo intención de golpear Fati, aunque fue una jugada imprudente y violenta.

Otro partido parecía asomar. Pero no: tres minutos más tarde, el que vio la roja fue Pol Lozano por una dura entrada a Piqué. Siguió manejando el balón como siempre Barcelona, con mucho toque para los costados y poca profundización.

Mirá también

Todo hasta que por primera vez conectaron Griezmann y Messi y, tras un rebote, Suárez marcó el 1-0 definitivo. Nada más que eso. Ni siquiera pudo aprovechar los espacios de los minutos finales el elenco culé y hasta Espanyol lo pudo empatar con algún cabezazo.

Otra vez quedó en deuda Barcelona y otra vez Quique Setién quedará en observación. Al paso adelante que el equipo había dado ante Villarreal le siguió el paso atrás del duelo ante Espanyol. No arranca el Barça de Messi y la temporada se le viene encima…

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *