A 190 grados bajo cero: el curioso método de recuperación de Gio Simeone

Giovanni Simeone llamó la atención de todos el último fin de semana. No solo por el gol que le anularon en el duelo ante el Atalanta sino por una historia que subió a su Instagram mostrando su recuperación. El argentino se sometió a un tratamiento común en el fútbol europeo para recuperarse rápido de los…

A 190 grados bajo cero: el curioso método de recuperación de Gio Simeone

Giovanni Simeone llamó la atención de todos el último fin de semana. No solo por el gol que le anularon en el duelo ante el Atalanta sino por una historia que subió a su Instagram mostrando su recuperación. El argentino se sometió a un tratamiento común en el fútbol europeo para recuperarse rápido de los partidos: se metió en una cápsula a 190 grados bajo cero.

El domingo, en su cumpleaños número 25, Cagliari cayó por 1 a 0 frente al Atalanta y el argentino disputó 74 minutos. Si bien no se lesionó, al ser un jugador titular necesita recuperarse rápido para la seguidilla de partidos. Fueron cinco en 18 días hasta ahora y el hijo mayor del Cholo estuvo presente en todos como titular.

El hijo del Cholo se recuperó a 190 grados bajo cero. (Foto: Instagram).

El delantero se mostró en su casa metido en una cápsula con la cabeza afuera, a 190 grados bajo cero. La crioterapia es utilizada por muchos futbolistas de alto rendimiento. En esta época de partidos en tiempo récord para finalizar la temporada, se convirtió en un factor fundamental para reducir la fatiga de los futbolistas.

Según los expertos, el frío es el antiinflamatorio por excelencia. Por eso ante casi cualquier lesión, el hielo es el primero en aparecer. Pero la máquina que posee Simeone (y otros jugadores) le transmite el frío a través de vapor de nitrógeno y es por eso que se ve un humo blanco que sale de la cápsula. En este caso no es puntualmente para una lesión sino para una más rápida recuperación.

Mirá también

Además, el frío de la máquina tiene efecto vasoconstrictor en los músculos. Esto significa que allí los vasos sanguíneos se contraen y la sangre contenida en ellos será devuelta en gran medida hacia el torrente sanguíneo, y con ella el ácido láctico generado durante el juego. Al dejar de aplicar frío, el cuerpo reacciona y manda sangre fresca y oxigenada, lista para recuperar las fibras musculares.

En 2016, Bale mostró el especial tratamiento para recuperarse rápidamente de los partidos.

Años atrás, sorprendió una foto de Gareth Bale en una cápsula similar, a 161 grados bajo cero, pero se volvió costumbre en los jugadores del Viejo Continente. Esta tecnología es sumamente costosa. La máquina de Simeone cuesta unos 68 mil dólares, aunque dependiendo el tamaño pueden tener mayor o menor costo.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *