“Este año, la producción de lácteos cayó un 10% más que el año pasado”

Jorge Giraudo, titular del Observatorio de la Cadena Láctea dialogó en exclusiva con El Intransigente. Al ser consultado por qué hay faltante de lácteos, el titular explicó: “Estacionalmente, la producción cae entre octubre y abril, un 30% todos los años. Esto ocurre normalmente todos los años, por el ciclo de producción de las vacas. Este…

“Este año, la producción de lácteos cayó un 10% más que el año pasado”

Jorge Giraudo, titular del Observatorio de la Cadena Láctea dialogó en exclusiva con El Intransigente.

Al ser consultado por qué hay faltante de lácteos, el titular explicó: “Estacionalmente, la producción cae entre octubre y abril, un 30% todos los años. Esto ocurre normalmente todos los años, por el ciclo de producción de las vacas. Este año, en particular enero, febrero, y marzo cayó un 10% más que el año pasado, porque hubo fenómenos climáticos extremos, sobre todos altos índices de temperatura y humedad, en algunos lugares exceso de precipitaciones”. 

Y continuó “Eso hizo que los stocks de mercadería, sobre todo leche larga vida y leche en polvo, cayeran a menos de la mitad. Por otro lado, otro fenómeno que ocurrió, es el tema de la leche fluida, en su presentación refrigerada de precios cuidados, de una empresa en particular. Esa empresa sigue abasteciendo el mercado, con la misma cantidad que no venía haciendo, en su compromiso con el gobierno, y al haber un diferencial de precio tan significativo, entre una presentación y otra, y entre saches y cartón de larga vida, la gente que normalmente se satisfacía con esa oferta, la demanda se cuadriplicó y entonces no encontró ese producto en particular, pero de los otros productos no hay faltantes. A su vez, las empresas no solo tienen que cubrir el segmento de leche fluida, sino que también tienen que cubrir el 50% del mercado derivado de leche que son los quesos, mantecas, yogures, dulce de leche”.

En cuanto a que las marcas no dan abasto para abarcar la demanda de la segunda marca, Giraudo sostuvo: “En el caso de Sancor, el volumen de producción que atiende hoy es muy bajo, y no atiende ese mercado. La leche que perdió esa empresa fue con destino a quesería, que no sufren ese faltante, pero lo más trascendentes es el diferencial de precios que hay entre una presentación y otra. Por ejemplo, una persona que iba a buscar una leche en cartón que la pagaba 30, 35 pesos, la encuentra a 45, 50 o 60 pesos, depende la marca, y los agregados que tenga la leche, encontramos un saches de esa marca en particular de la empresa MASTELLONE a $27 y cambia la compra.  Mucha gente cambió su compra por ese producto, no lo encontró, porque de ese producto hay una capacidad limitada” explicó.

Sobre el motivo de por qué hay tanta diferencia entre lo que recibe el productor y luego lo que paga el consumidor, el titular argumentó: “El productor recibe el 30% del valor final, la comparación que se hace habitualmente es la del litro de leche del productor con el litro de leche en saches o en tetrabrik. Esas dos presentaciones, son solo el 19% del destino de la leche, el otro 81% se destina a otras cosas, por ejemplo, el 20% de la leche se exporta y el grueso de eso se exporta como leche en polvo, en eso el producto participa casi el 70%”.

Y siguió: “Acá la realidad que vivimos hoy es la siguiente: el productor cobra un precio hoy que no le cubre su costo de producción, en el sector industrial, hay muchas industrias que están con balances negativos, algunas que tuvieron que venderse y otras que están en proceso de convocatoria o en proceso preventivo de crisis, y el consumidor paga caro los productos, entonces la pregunta es ¿dónde queda la diferencia?, la diferencia está quedando en una presión impositiva del 43%, en una tasa de intereses del 100%, y en una inflación del 40% al 50% que se lleva gran parte del negocio de la economía regional en particular”.

Al ser indagado sobre si el sector se encuentra en una situación complicada debido a todo lo ocurrido, Giraudo sentenció: “El sector pasó momentos muy complejos. Sumó varias cosas negativas, aparte de la macro economía, que fueron dos inundaciones y una sequía, una caída de los precios internacionales y un tipo de cambio retrasado. Todas esas cosas se fueron revirtiendo: fue mejorando a nivel de productor, viene incrementando el precio del productor y la participación y las industrias están ahora recién con estos aumentos, que pudieron colocar el mercado interno, recomponiéndose un poco de la inflación. En el plano internacional hay una mejora en los precios internacionales, lo cual hace vislumbrar un panorama mucho mejor en 2019, a lo que veníamos transitando años anteriores” finalizó el titular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *